¿Deflación buena o deflación mala? Análisis del impacto sobre la inflación del último desplome del petróleo


El panorama para los precios del petróleo se ha recrudecido en las últimas semanas por el conflicto diplomático entre Irán y Araba Saudí, que han actuado como catalizador para un nuevo desplome que ha situado al Brent en niveles de hace una década. Este nuevo desplome ha llevado a las gestoras internacionales a revisar su impacto sobre el comportamiento de la inflación, puesto puede condicionar la revisión de las políticas monetarias de algunos bancos centrales. La región donde es más evidente es Europa, dado que el programa de adquisición de activos que anunció Mario Draghi hace un año no ha tenido los resultados esperados sobre la reactivación del coste de la vida. 

Uno de los primeros en pronunciarse sobre esta cuestión ha sido el gestor de Pioneer investments Tanguy Le Saout, que recientemente declaraba que el desplome en las expectativas de inflación en la eurozona – sobre el que el petróleo ha tenido gran parte de la responsabilidad-, especialmente en la tasa de expectativas de inflación a cinco años, “deja potencialmente abierta la puerta para más medidas QE en la próxima reunión” (leer más). 

“No es la caída del precio del petróleo en sí lo inquietante; con un barril a 20 dólares, la inflación puede volver a territorio negativo, pero no alcanzará los mínimos históricos”, indican los expertos de Groupama AM. Coinciden asimismo en la afirmación de que “el riesgo es que la caída de los precios del petróleo alimente la caída de las expectativas, que a su vez comprimiría la inflación subyacente con el riesgo de un engranaje deflacionista”. Desde la gestora francesa opinan que “la zona euro no está claramente en deflación ya que la desinflación apoya el consumo, pero los recientes acontecimientos financieros confirman nuestro escenario de un BCE que llevará su QE más allá de marzo 2017”.
 
Desde J.P.Morgan AM Stephanie Flanders, estratega jefe de mercado para Reino Unido y Europa de J.P.Morgan AM, matiza que las presiones desinflacionarias de componente interno que se han observado en la zona euro incluyen “el hecho de que el desempleo permanezca muy por encima de la media a largo plazo y que la tasa de crecimiento promedio de la zona euro continúe sustancialmente por debajo del 2%”. Flanders admite que “las perspectivas de inflación en la región, así como en otras economías desarrolladas, se han complicado adicionalmente por una nueva caída en los precios del petróleo a escala mundial”.  

La estratega coincide en la importancia de estos acontecimientos con Le Saout. Llega a afirmar que la espiral bajista en la que parece estar instalado el crudo “constituye una consideración fundamental tanto en el espectro político como en los mercados, ya que mitiga la recuperación en la inflación medida por el IPC que habríamos podido observar en los próximos meses debido a que la anterior caída en los precios quedó fuera de la comparación anual”.

El contrapunto lo aporta Ana Gil, especialista de inversión del equipo de renta fija de M&G Investments: “A principios de año, Luis de Guindos, Ministro de Economía, afirmaba a la CNBC que la deflación es como el colesterol… la hay buena y mala y, en España, tenemos la buena” (una tesis que había defendido en su día Richard Woolnough). Gil recuerda que “la deflación buena ha sido un importante catalizador de la reciente recuperación de la economía española. Alemania, Francia, Italia y España son los mayores importadores netos de petróleo en Europa y por ello, los mayores beneficiarios de una renovada debilidad en los precios del crudo”. 

La experta se encarga de recordar asimismo que “la combinación de una divisa más débil, unos tipos de interés más bajos y cierta deflación “buena” a causa del petróleo parecen haber impulsado la renta disponible de los hogares, lo que repercute positivamente en el consumo doméstico y el crecimiento”.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos