De San Francisco a España: la historia de inversión de Dodge & Cox


Dodge & Cox Worldwide Funds es el nombre de la última boutique que ha llegado al mercado español. La firma, con sede en San Francisco, cuenta con más de 80 años de historia. Fundada en 1930 por Van Duyn Dodge y E. Morris Cox, en 1931 ya lanzaba el Balanced Fund, un fondo pionero en la búsqueda de generación de rentas con un enfoque de largo plazo. La compañía dispone de otros fondos con un prolongado track record, como el Stock Fund (lanzado en mayo de 1965), el Income Fund (junio de 1989), el International Stock Fund (mayo de 2001).

Si se puede definir con una sola palabra la filosofía de inversión de Dodge & Cox, esa es largoplacismo: todas las tesis de inversión deben sostenerse durante un periodo de al menos tres años antes de tomar una decisión de compra. “Décadas de inversión nos han enseñado que la percepción sobre el valor de cualquier inversión fluctúa mucho más ampliamente que los fundamentales subyacentes. Vemos con escepticismo que las tendencias de corto plazo del mercado puedan ser predichas con coherencia, por lo que miramos más allá en nuestro análisis, centrándonos en factores fundamentales clave que determinarán el valor de la inversión en el largo plazo”, declaran desde la gestora. Asimismo, indican que su mayor fuente de oportunidades procede de la generación de puntos de vista – a partir de análisis propios- que difieran respecto a las previsiones del consenso. 

“Nos centramos continuamente en el largo plazo, al plantearnos esta cuestión hipotética: basándonos en lo que sabemos ahora, ¿cómo habríamos invertido hoy en una cartera asumiendo que no pudiéramos tocarla en los próximos tres a cinco años?”, explican desde la firma. Gracias a este mantra, los gestores se ven obligados a emplear procesos de análisis desarrollados internamente para reevaluar todas sus inversiones, a someterlas a todos los escenarios posibles de mercado y a buscar argumentos para reafirmar su tesis de inversión en el largo plazo. Y aún así, desde la firma declaran que sólo el análisis cuantitativo no es suficiente: “No hemos encontrado ningún servicio de análisis ni modelo cuantitativo que pueda reemplazar los beneficios de mantener una reunión in situ con el equipo directivo de una compañía, consultar directamente con sus competidores, clientes y proveedores, o tomar tiempo para analizar su historial financiero de arriba abajo”. 

Por supuesto, las valoraciones también son importantes. La firma toma como referencia para determinar si un valor está caro o barato el nivel de riesgo que presenta en relación con las oportunidades de generar rentabilidad, y lo complementa con una estricta disciplina de precios. “Por ejemplo, la inversión en activos con bajas valoraciones reflejan típicamente bajas expectativas por parte de los inversores, que pueden actuar como un amortiguador frente al riesgo de una caída significativa del precio. Estas bajas expectativas pueden crear también un gran potencial de apreciación de capital, de resultar que el pesimismo inversor es injustificado o breve”, explican los expertos de la firma. 

El estilo de inversión de Dodge & Cox también es conservador en lo que respecta al entorno de trabajo: “Todos los miembros del equipo de inversión tiene la base de análisis y una participación en el proceso de toma de decisiones, desde el empleado recién contratado al presidente. El análisis es nuestro lenguaje en común”. La mayor parte de empleados empezaron su carrera en la firma como analistas, y la gestora ha tendido históricamente a contratar a recién graduados con notas brillantes, para que sean formados por gestores sénior de la firma. De hecho, en Dodge & Cox se enorgullecen de que muchos de los empleados han desarrollado toda su carrera profesional en la casa. 

Propuesta de valor

Los fondos de la firma que siguen abiertos actualmente a inversiones son el Global Stock Fund (que invierte en renta variable de al menos tres países diferentes, incluidos emergentes), el International Stock Fund (invierte en una cesta diversificada de acciones de compañías no estadounidenses), el U.S. Stock Fund (renta variable americana) y el Global Bond Fund (enfoque total return, invierte en deuda de al menos tres países, incluyendo emergentes). Dodge & Cox acaba de registrar en CNMV una sicav con domicilio irlandés para distribuir en España la versión UCITS de sus productos más representativos. 

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos