Daniel Lacalle: “Prefiero sectores aburridos donde los directivos generan caja a los que crean imperios por el mundo”


El mundo está atravesando una etapa de inflación a la japonesa, tendente a cero en todos los países desarrollados, y de bajo crecimiento económico, una situación que, según la previsión de José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis, se va a prolongar durante mucho tiempo. Todo el dinero que estaba acostumbrado durante los últimos años a invertir sin riesgo y con rentabilidades atractivas, ahora está falto de alternativas de inversión claras. Sin embargo, esa poca clarividencia de mercado no es obstáculo para el director de Inversiones de su gestora, Daniel Lacalle, quien se propone en este 2016 hacer rentabilizar el patrimonio de los clientes de la firma con sus mejores ideas.

Geográficamente, Lacalle apuesta por invertir en dos de las regiones que mejor conoce: Europa y Estados Unidos. El CIO de Tressis Gestión reconoce que le gusta la idea de que la mayoría de gestores en el mundo no crea en Europa. A su juicio, “da margen para la sorpresa y el crecimiento al alza”. Suele preferir en sus inversiones “sectores aburridos”, esto es, “compañías en las que sus directivos están generando caja y devolviendo dinero a sus accionistas y no creando imperios por el mundo”. En EE.UU., la selección de empresas se hace vital. Se fija especialmente en el reparto de dividendos y la recompra de acciones por parte de éstas. “Hay directivos repletos de acciones de sus propias compañías, y eso alinea sus intereses con los nuestros como inversores”, justifica.

Por lo general, Lacalle ultima sus decisiones de compra de acciones basándose más en el crecimiento del rendimiento de flujo de caja libre que en el propio crecimiento de beneficio de las compañías. “El primer indicador es real, el segundo subjetivo en parte”, razona. Algunos de sus sectores bursátiles favoritos hoy día son las renovables o la biotecnología y la sanidad, aunque “no desde un punto de vista rentista, sino desde el ángulo de las productoras de esas tecnologías disruptivas”.

El CIO de la gestora de fondos y sicav de Tressis no vislumbra una recesión global como muchos analistas pronostican. Es “improbable” por dos razones: “se ha visto en muy pocas ocasiones y, sobre todo, nunca ha encontrado al otro lado una política expansiva de todos los bancos centrales”, considera. Define el contexto actual de bajo crecimiento, pero no de recesión global. “Hay que asumir este entorno e incorporarlo a la valoración”, asevera.

Un “cóctel de sentimientos”

La principal “trampa”, tal y como la define Maté, contra la que tienen que pelear los asesores financieros, banqueros privados y gestores de fondos hoy por hoy es “el cóctel de sentimientos que puede llevar a los inversores a la tentación de no querer más riesgo en este entorno y plantarse”. Lejos de incomodarles, la inestabilidad bursátil registrada a comienzos de 2016 plantea a los profesionales de Tressis oportunidades de inversión.

De cara al año que se avecina por delante, las perspectivas de rentabilidad para sus carteras se sitúan en el 2%-3% para la conservadora, en el 5%-6% para la equilibrada y en el 8%-9% para la arriesgada. Para intentar alcanzar estos objetivos respectivos, la exposición actual de las mismas a riesgo tradicional -renta variable y renta fija de largo plazo- está establecida en el nivel más bajo desde 2008 en la conservadora, entre el 30% y el 35% de renta variable -un rango bajo de acuerdo a la historia y filosofía de Tressis- en la equilibrada y dominada por un alto porcentaje de liquidez en la arriesgada para coger las oportunidades de mercado, “que las habrá”, confía su consejero delegado.

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos