Cuatro preguntas y respuestas clave sobre China


Carmignac es una de las firmas internacionales que ha logrado este año la licencia RQFII, con la que puede operar en el mercado local de la China continental. Haiyan Li-Labbé trabaja como analista de renta variable china en la gestora desde 2011 y, aunque su campamento base está en París, ha dedicado mucho tiempo en los últimos años a viajar a China, Hong Kong, Macao y Taiwán. La experta resume todos los conocimientos acumulados para diseccionar en un análisis todos los componentes de la entrada de China en su propio y particular “New Normal”, el impacto de las reformas sobre la economía y las oportunidades de inversión que ha generado la histórica conexión entre las bolsas de Shanghái y Hong Kong.

1. Dos años desde el 18º Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh). ¿Qué ha cambiado?

“Xi Jinping, el presidente chino, ha concentrado su poder con éxito desde su llegada en 2013. ¡Esta fuerte personalidad tiene todos los poderes!”, afirma Li-Labbé. Se refiere a que Jinping concentra en su persona la presidencia de la República de China, la jefatura del Estado Mayor de los Ejércitos y la secretaría general del PCCh y además es el responsable de la comisión para las reformas y ha reducido el número de miembros del Politburó de 9 a 7. “Esta centralización del poder es bueno para China en el largo plazo si el líder conduce hacia las reformas adecuadas”, reflexiona la experta. Ésta explica que Xi Jinping está promocionando el sueño chino, es decir, la llegada de la prosperidad en el medio plazo para una clase media emergente gracias a la ejecución de reformas entre las que destaca la lucha contra la corrupción: “Es fundamental para restaurar la legitimidad del PCCh, ya que muchos de sus miembros estaban muy corrompidos”. 

Otra gran medida ha sido la relajación de la Política del Hijo Único. “Esto llevará a un incremento de la tasa de nacimientos de entre el 7% y el 8% al año”, calcula la representante de Carmignac. En materia demográfica también sobresale la reforma del padrón (Hukou), que permite a la población procedente del sustrato rural que emigra a la ciudad acceder a más servicios sociales y que va a tener repercusiones económicas y políticas, al aplicarse sobre varios núcleos urbanos.

Las finanzas también han sido objeto del afán reformador del nuevo Ejecutivo. La analista destaca de entre los pasos dados el acuerdo con 27 países sobre el tipo de cambio del renmimbi, la aprobación de las licencias RQFII y la liberalización de los tipos hipotecarios. Entre las reformas pendientes Li-Labbé destaca la protección del medio ambiente y en especial la reducción de los niveles de contaminación, un serio problema en el país, aunque aporta algunos pequeños pasos: cierre de fábricas muy contaminantes, promoción de vehículos limpios, o un acuerdo climático. “Estamos, por tanto, en un año de transición”, concluye.

2. ¿Qué pasa con el crecimiento en China?

La analista explica que las autoridades chinas tienen en mente un periodo de nueva normalidad o New Normal, que para ellos significa una tasa de crecimiento entre el 5% y el 7%. Sin embargo, cree que el nivel real de crecimiento ya es inferior a esa previsión, entre el 3% y el 4%, basándose en el estudio de indicadores como el consumo de la electricidad.

Para Li-Labbé, el Gobierno ha anunciado tasas superiores porque le preocupa la estabilidad social, “que es casi el indicador más importante de sus políticas económicas”. Recuerda que entre 2008 y 2009 se lanzaron grandes estímulos a la economía para combatir los altos niveles de desempleo. “Desde 2008, la estructura demográfica en China ha cambiado significativamente, con mayor proporción de población envejecida y menor población trabajadora. La actual situación del desempleo es muy sana, con una tasa del 4,5%”, señala, al tiempo que constata la escasez de mano de obra poco cualificada: “Las fábricas en China tienen que incrementar los sueldos un 10% al año por la reducción del número de trabajadores con edades comprendidas entre los 20 y los 40 años”.

Adicionalmente, la experta indica que la inflación no supone un problema, como resultado de la caída de los precios de las materias primas. Li-Labbé cree que el IPC debería mantenerse en los bajos niveles actuales y valora positivamente que el Banco Popular de China recortase tipos por primera vez desde junio de 2012. Vaticina que en los próximos meses podrían verse más medidas monetarias de estímulo, incluyendo más bajadas de tipos y la reducción del ratio de reservas. “Este ciclo acomodaticio sería favorable para las acciones chinas”, afirma la analista.

3. ¿Por qué esperan en Carmignac un crecimiento económico mejor en China?

“Las acciones chinas estaban muy correlacionadas con el crecimiento económico del país en el pasado. La enorme creación de crédito ha causado burbujas de liquidez y sobrecapacidad, que no se ha traducido en rentabilidad corporativa. Ahora, con todas las reformas, y notablemente con las reformas de las empresas estatales, los controles internos y la lucha contra la corrupción, las empresas estatales deberían ofrecer mejor rentabilidad en los próximos años gracias a una mayor eficiencia en la gestión, menor desperdicio de recursos y la reducción de la sobrecapacidad”, sentencia Haiyan Li-Labbé.

4. ¿Qué impacto ha tenido la concesión de la licencia RQFII sobre las carteras de Carmignac?

Carmignac obtuvo en septiembre la licencia RQFII para operar en China continental. Gracias a esta licencia, desde la gestora tienen acceso a todo tipo de instrumentos (acciones, renta fija, etc) del mercado chino, al contrario que sólo en la conexión Hong Kong-Shanghái, que sólo permite a los inversores internacionales invertir en 560 valores listados en Shanghái. Supone un mundo nuevo de oportunidades para la firma francesa, ya que el mercado de acciones local tiene una capitalización de 4,4 billones de dólares (el triple que la bolsa hongkonesa) y el valor del mercado de deuda local alcanza los 5 billones de dólares, frente a un mercado de bonos muy pequeño en la antigua colonia.

Además, ofrece más diversificación por sectores y presenta dinámicas distintas a la bolsa de Hong Kong, al estar dominado por inversores minoristas con un horizonte de inversión de muy corto plazo y preferencia por small caps de mucho crecimiento, lo que hace a este mercado muy volátil. “Hay muchas blue chips de alta calidad que están cotizando con valoraciones inferiores respecto a Hong Kong”, indica la analista. A nivel sectorial, en Carmignac se están fijando en fabricantes de automóviles, consumo y compañías infravaloradas. “En el mercado de acciones clase A hay muchas ineficiencias que llevan a oportunidades de inversión en compañías farmacéuticas, medios de comunicación, tecnológicas y protección del medio ambiente”, finaliza la analista.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos