Cuatro preguntas sobre renta variable europea, cuatro visiones de gestores de Henderson


Pese a los esfuerzos de Henderson por diversificar su gama de producto y dar a conocer sus fondos de renta fija y retorno absoluto – este año sin ir más lejos está apostando por activos emergentes y por el fondo Henderson Gartmore UK Absolute Return-, lo cierto es que la casa inglesa sigue siendo muy conocida por su buen hacer en el área de renta variable. Ésta clase de activo sigue siendo además la que acapara la mayor parte de su patrimonio: 27.700 millones de euros en renta variable europea y 38.300 millones de euros en renta variable global lo respaldan.

La firma fomenta que sus gestores apuesten por distintos estilos de inversión y que puedan mantener visiones independientes sobre esta clase de activos. Fruto de esta pluralidad, durante un evento con periodistas celebrado recientemente en la sede londinense de Henderson participaron en un panel cuatro de los principales gestores de renta variable de la firma: Nick Sheridan y John Bennet (renta variable europea), Rory Stokes (pequeñas y medianas capitalizadas europeas) y Ben Wallace (renta variable de Reino Unido y retorno absoluto). A continuación puede consultar la visión de los expertos dividida en cuatro bloques. 

1. Lecciones sobre la corrección del mercado

Antes de ofrecer su visión sobre la situación actual de la renta variable europea, los cuatro expertos han analizado en primer lugar la naturaleza de la corrección que ha sacudido los parqués durante los dos primeros meses del año. Mientras que para Nick Sheridan los tres desencadenantes han sido la debilidad de la recuperación europea, el impacto de la devaluación del renmimbi y la decepción sembrada por Mario Draghi en la reunión del BCE de diciembre, en cambio John Bennett, gestor del Henderson Horizon Pan European Alpha, ha sido más contundente. Considera que la renta variable europea lleva inmersa en un ciclo bajista desde el segundo trimestre de 2015: “Creo que 2016 va a ser un año a la baja dentro de la normalidad. El problema es que los bancos centrales nos han hecho pensar como si fuéramos una opción put. Sin embargo, es muy normal perder, y que los mercados caigan un 10% o un 20%. En mi opinión, la corrección se enmarca en un mercado bajista sano y normal”. A esta visión, Stokes añade que “se ha percibido cierta ansiedad de los inversores en torno a la duración del ciclo alcista y el estado de las valoraciones”. 

Wallace, en cambio, afirma que lo que ha guiado a la corrección ha sido “el miedo a que mejore el mundo después de siete años sin inflación”. Se refiere al temor de los inversores a volver a un estado de normalidad económica y monetaria tras siete años de barra libre patrocinada por los bancos centrales. “Me preocupa que, si el mercado no mejora, no hay mucha inflación y sube un poco la rentabilidad de la renta fija, cómo podría afectar todo a la renta variable”, añade el experto. 

2. ¿En qué estado han quedado las valoraciones?

Los cuatro expertos se muestran concisos y bastante unánimes en torno a este punto: a pesar de su profundidad, la corrección no ha sido suficiente para insuflar atractivo a las valoraciones. “No creo que el mercado esté barato”, afirma sencillamente Bennett. “El mercado está más barato que antes de la corrección, pero para no perder momento y poder ignorar el ruido procedente de la economía china es muy importante que veamos la recuperación de los beneficios”, matiza Sheridan. Rory Stokes opina en cambio que, en el caso concreto de las small caps, “la valoración está completamente puesta en precio, pero existe dispersión entre valores y sectores”. Finalmente, Wallace expresa su visión sobre las valoraciones a través de la exposición neta de la cartera: si en el pasado llegó a estar a un 65%, actualmente las posiciones largas en renta variable se reducen al 25%, es decir, “que está más barato que caro, pero no súper barato”. 

3. ¿Es el momento propicio para volver a invertir?

“Para los gestores, la volatilidad es una oportunidad porque permite reequilibrar la cartera”, se encarga de recordar Nick Sheridan. Sin embargo, establece una diferencia entre lo que podría llamarse “momento bueno” y “momento malo”, a saber: “Generalmente, se utilizaba la noción de momento como una función de las reacciones de los inversores a la publicación de resultados corporativas. Sin embargo, el momento se vuelve peligroso cuando el mercado empuja a múltiplos que no son sostenibles”, que es lo que cree que ha sucedido en los últimos años. En este contexto de mercado, Sheridan considera que “todavía es pronto para que destaquen los valores deep value”. 

Wallace afirma que, desde el punto de vista de un gestor de retorno absoluto, “lo único a lo que prestamos atención de la volatilidad es a cómo afecta a la construcción de la cartera”. Dicho esto, el experto afirma: “Creo que es la primera vez en aproximadamente cinco o seis años en la que no está claro si va a triunfar el estilo value o el estilo growth”. En cambio, Bennett cree que las señales son cristalinas: “Muchos gestores growth se han concentrado en los mismos nombres. Si mejora el entorno económico, el estilo growth sufrirá”. Por ello, el gestor se hace un par de preguntas: “¿Es el fin del régimen de los valores growth? ¿Vamos a ver un nuevo liderazgo de otro tipo de valores? No creo que el value vaya a subir inmediatamente, pero creo que el ciclo growth llegará a su fin en los próximos dos años”. 

4. ¿Qué desafíos afrontan los inversores de renta variable europea? 

“La inversión nunca es totalmente clara, pero ahora está más nublada que nunca”, declara Wallace en referencia a las enormes dosis de volatilidad e incertidumbre actuales, que cree que van a seguir marcando la tónica en los próximos meses. Más pragmático es Sheridan: “Creo que los próximos tres años para la renta variable europea van a ser similares a los últimos tres o cuatro”. 

La visión más pesimista es la de Bennett: “No creo que sea un año para los mercados, ni para los índices ni para los sectores. La dispersión de valores ha vuelto y seguirá siendo muy alta”. En cambio, la más positiva es la de Stokes: “Siempre va a haber oportunidades en small caps. A pesar de la incertidumbre, podemos seguir comprando valores. Hay todavía un gran número de compañías europeas que están bien gestionadas y podemos buscar historias específicas por valores”. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos