Cuatro lanzamientos en febrero para enfilar el resto del año


Contra las turbulencias de los mercados, las gestoras proponen para la protección de capital… más fondos de renta fija. Eso sí, los tres lanzamientos al mercado español contabilizados en el mes buscan fórmulas de inversión que se alejen de los puntos de vista más tradicionales. La primera propuesta de Lyxor AM es un nuevo fondo de deuda sénior que cumple con la directiva AIFMD y presenta un objetivo de rentabilidad a vencimiento consistente en entregar la rentabilidad del Euribor a tres meses más 525 puntos básicos, junto con un objetivo de distribución anual del Euribor a tres meses más entre 425 y 475 puntos básicos. La gestora ha lanzado desde 2013 con éxito otros tres fondos con vencimientos que invierten en esta clase de activo, de tal modo que actualmente gestiona cerca de 800 millones de euros en deuda sénior. 

El nuevo producto responde por el nombre de Lyxor European Senior Debt V. Invertirá principalmente en préstamos apalancados asegurados por los activos de empresas europeas, generalmente compañías sin grado de inversión que emiten esta clase de títulos para financiar adquisiciones o su propio crecimiento. Thierry de Vergnes, responsable de deuda de Lyxor International, ha comentado con respecto a las bondades de esta clase de activo: “Los préstamos apalancados permiten a los inversores mejorar la diversificación de sus carteras de bonos high yield debido, en particular, al tamaño del mercado y sector de actividad de los prestatarios y por no incurrir en riesgo de tipo de interés”. 

La segunda propuesta es de Western Asset, filial de Legg Mason Global AM, y viene por partida doble, puesto que ha puesto a disposición de los inversores españoles dos fondos de renta fija flexible: el Legg Mason Western Asset Global Total Return Investment Grade Bond y el Legg Mason Western Asset Multi-Asset Credit. La misión de ambos productos es ofrecer cierta protección frente a pérdidas del principal y ofrecer rentabilidad en el actual contexto de tipos bajos. Desde la firma justifican así ambos lanzamientos: “La preocupación de los inversores de que la subida de tipos pueda derivar en una mayor volatilidad en el mercado de renta fija ha hecho que se centren en las ventajas de un enfoque más flexible en la inversión en bonos”. 

El fondo Legg Mason Western Asset Multi-Asset Credit, gestionado por Christopher Orndorff, se centra en activos que arrojen rentas interesantes en el marco de una cartera de títulos globales, además de brindar protección frente a riesgos extremos. Orndorff invierte principalmente en deuda corporativa, tanto con grado de inversión como high yield, así como en deuda emergente, préstamos bancarios, deuda estructurada, bonos vinculados a la inflación y deuda pública. Para minimizar el riesgo de caídas en el caso de que se produzcan ventas masivas, emplea una amplia gama de estrategias de cobertura. El producto fue lanzado el 31 de diciembre de 2015 y presenta un límite de volatilidad entre el 5% y el 7%. 

Respecto al Legg Mason Western Asset Global Total Return Investment Grade Bond, gestionado por Gordon Brown y Andrew Cormack, también tiene como objetivos la preservación del capital y mitigar el riesgo de forma activa, pero invierte exclusivamente en deuda con grado de inversión y divisas a escala mundial. Dado que el fondo se centra en la protección, los gestores buscarán mantener la volatilidad del fondo por debajo del 6%.

La última propuesta es el fondo Millesima 2021, de Edmond de Rothschild AM. Esencialmente, hablamos de un fondo que invierte con un enfoque buy & hold en deuda corporativa europea, especialmente high yield,  con vencimiento el 31 de diciembre de 2021. Se trata del sexto fondo de renta fija a vencimiento que lanza la gestora francesa desde 2009. Puede invertir hasta un máximo del 10% de la cartera en emisiones con la menor calificación crediticia (entre CCC+ y CCC-), o lo que determine un procedimiento interno como rating equiparable. 

El racional es similar al empleado por las otras dos gestoras: ofrecer nuevas soluciones a inversores que buscan visibilidad y rendimiento en un entorno de tipos bajos y volatilidad al alza. “El fondo busca capitalizar los retornos atractivos que es posible encontrar en el dinámico mercado de bonos corporativos high yield denominados en euros, aunque sea a cambio de un riesgo mayor. Además, el equipo de inversión está convencido de que las compañías europeas disfrutan actualmente de un entorno favorable. La caída del euro y los bajos tipos de interés seguirán contribuyendo a que los márgenes de las compañías aumenten”, resumen en Edmond de Rotschild. 

Generali Investments ha aprovechado para presentar su propia propuesta a vencimiento, el fondo Bridge 2021. Este producto pertenece a la gama Global Solutions Fund y se dirige a inversores interesados en una cartera de renta fija diversificada que les proporcione un cupón anual y conservación del capital al vencimiento en 2021. “Este fondo capitaliza la experiencia de Generali Investments en el diseño de soluciones a medida para sus distribuidores, y es el resultado de una iniciativa conjunta encaminada a ofrecer a los clientes productos sencillos y transparentes, con un objetivo claro de inversión. Bridge 2021 también se beneficia de la investigación macroeconómica y de crédito llevada a cabo internamente por Generali Investments, uno de nuestros sellos distintivos, que nos diferencia de otras empresas del sector”, ha explicado sobre el fondo Bruno Patain, director comercial para Iberia de la gestora. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos