Tags: Renta Fija |

Cuatro gráficos para comprender qué está poniendo en precio el mercado respecto a las elecciones en Francia


La agenda electoral europea se inaugura el 23 de abril con la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia. Como sucedió con los eventos políticos del año pasado, el mercado ya se ha puesto manos a la obra para poner en precio los riesgos que están en juego. Han alimentado esta anticipación el ruido mediático generado por las campañas de François Fillon y Emmanuel Macron, especialmente por el escándalo protagonizado por el primero. Sin embargo, los inversores saben que el potencial disruptor está en la candidatura de Marine Le Pen, y los temores de una victoria inesperada en la segunda vuelta han provocado que recientemente aumentara hasta 75 puntos básicos la prima de riesgo de la deuda francesa respecto a la alemana (actualmente está ligeramente más baja, en 68 puntos), al superar los bonos franceses a diez años la barrera del 1%. Es un dato muy importante si se pone en contexto: a diferencia de otros países de su alrededor, Francia apenas ha sufrido tensiones en su deuda a lo largo de toda la crisis financiera.

“El manifiesto electoral de Le Pen, publicado el 4 de febrero, muestra claramente su intención de sacar a Francia del euro y de convocar un referéndum sobre la membresía a la UE. Aunque probablemente Le Pen no alcance ni de lejos la mayoría absoluta en las elecciones parlamentarias de junio, lo que ataría sus manos respecto a este asunto, su elección seguiría siendo un evento con altas probabilidades de espantar a los mercados”, afirman desde PIMCO Eve Tournier, responsable de crédito paneuropeo, y los gestores Nicola Mai y Philippe Bodereau.

La visión de la firma es que Le Pen tiene escasas posibilidades de convertirse en la primera presidenta de Francia. “Bien puede ser que gane más apoyo en la primera vuelta, aunque creemos que es improbable que venza en la segunda vuelta, en la que históricamente los votantes se han unido en contra de los candidatos del Frente Nacional”, afirma el trío de expertos.

Dicho esto, piden a los inversores que no se confíen y apuesten todo a este escenario, y lo hacen por varias razones: “El principal rival de Le Pen, el centrista Emmanuel Macron del partido ¡En Marcha!, es un participante relativamente nuevo de la escena política, y la estabilidad de su apoyo es cuestionable”, explican en primer lugar.

Captura_de_pantalla_2017-02-16_a_la_s__11

Después, observan que “aunque lo más probable es que Le Pen pierda contra Macron en la segunda vuelta, las encuestas sugieren que sería una competición muy ajustada contra Fillon y estaría pendiente de un hilo la competencia frente a los candidatos izquierdistas Hamon o Jean-Luc Mélenchon”. A todos estos factores se ha de añadir que “el entorno político actual ha resultado ser altamente impredecible”, como han demostrado el Brexit o la victoria de Donald Trump.

La decisión que ha tomado PIMCO ha sido tomar un posicionamiento conservador de sus carteras en Europa. “Aunque la deuda soberana francesa e italiana ya ha corregido, podría perder más valor al acercarse a las elecciones francesas y por la continuidad de la incertidumbre política en Italia”. Adicionalmente, han adoptado un posicionamiento defensivo en deuda corporativa europea, “dado que los diferenciales están cerca de mínimos históricos”.  

Bastien Drut, estratega y analista de Amundi, se fija en otro detalle que está pasando más desapercibido: “La probabilidad de victoria de Marine Le Pen no ha subido mucho en los últimos días, pero su desventaja frente a los favoritos (primero Fillon y después Macron) se ha reducido hasta un nuevo mínimo”. Es decir, que de acuerdo con las apuestas, la probabilidad de que Le Pen gane las elecciones del 33%, “cerca de la probabilidad de victoria de Trump o del Brexit antes de las elecciones, de acuerdo con apuestas anteriores”. Las probabilidades de que gane Macron son del 45%, por lo que “no está muy lejos”.

Por tanto, Drut conclue que el reciente ensanchamiento de la prima de riesgo gala “no ha estado causado por un repute de la popularidad de le Pen, sino por la repentina y fuerte caída de François Fillon”. En otras palabras, lo que quiere decir el experto es que “los mercados demandan una prima para compensar el riesgo de sorpresas negativas vinculadas a los candidatos más convencionales (como el surgimiento de un nuevo escándalo antes de las elecciones)”.

En Amundi han calculado tres escenarios principales para el comportamiento del diferencial de la deuda francesa a diez años respecto a su homóloga alemana en función de la probabilidad de victoria de cada uno de los candidatos principales, que se expone en los gráficos a continuación. 

Captura_de_pantalla_2017-02-16_a_la_s__12

Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos