¿Cuánto se ha reducido en realidad el interés de los españoles por el depósito bancario?


El fondo de inversión está siendo cada vez más percibido por los españoles como un vehículo de ahorro a largo plazo, ganándole poco a poco terreno al depósito bancario. Así lo pone de manifiesto la encuesta de confianza del consumidor realizada por J.P.Morgan AM y GFK Emer, estudio realizado a partir de 1.400 entrevistas válidas llevadas a cabo en el segundo trimestre del año a consumidores españoles de productos de inversión y ahorro. Los datos son elocuentes. La reducción de la rentabilidad que ofrecen los depósitos y cuentas remuneradas explica que los inversores que piensan colocar sus fondos en estos productos se haya situado ahora en el 63,6%, 11,1 menos que hace un año y medio. También el entorno de tipos de interés justifica que apenas el 1,3% prevean comprar renta fija.

Asimismo, la encuesta detecta la consolidación en algunos cambios que se vienen produciendo en las preferencias de inversión para los próximos seis meses. Por ejemplo: se incrementa el número de los que piensa en suscribir planes o fondos de pensiones, situándose ahora el porcentaje en el 10,8%. También aumentan las preferencias sobre fondos de inversión hasta el nivel más alto desde finales del 2010. Concretamente, el 4,1% de los que han participado en la muestra prevé invertir en estos productos en el futuro inmediato. Los cambios también son graduales pero lentos en lo que se refiere a los objetivos de los encuestados a la hora de invertir. El 47% lo hace para ‘no perder dinero’, dos puntos menos que en la pasada oleada; el 37,1% persigue ‘menos rentabilidad y cierta seguridad’, y el 15,9%, máxima rentabilidad, también 2,2 puntos más que en el primer trimestre del año.

En términos generales, la confianza del inversor español tiende a mejorar. En el segundo trimestre del año, el índice alcanzó su nivel máximo desde el primer trimestre de 2008. De acuerdo con los resultados de la encuesta, este se situó en 1,27 puntos, frente a los 1,05 puntos registrado en el trimestre anterior. Con esta subida, el indicador completa dos años y medio de tendencia ascendente pese al dato ligeramente negativo y excepcional registrado al final del pasado ejercicio. La cifra de este último trimestre solo se vio superada en la serie histórica por los registros excepcionalmente altos del año 2007, por lo que el índice consolida así una clara tendencia positiva y alcista en la confianza del inversor español. Estos resultados confirman la tendencia de recuperación de las expectativas de los inversores registrada desde comienzos del año 2013.

Además, este perfil ascendente y creciente es coherente con las opiniones que manifiestan los encuestados sobre otros aspectos de su visión del momento económico o de la marcha de los mercados financieros. La mejora de las expectativas se traduce en que el 31,9% de los encuestados vaticina que es muy probable o probable que los mercados bursátiles suban en los próximos seis meses, lo que supone 3,1 puntos más que el trimestre anterior. Por el contrario, el 19,6% estiman que bajarán, una cifra similar a la cosechada en la muestra anterior. En este capítulo, los hombres son más optimistas que las mujeres. Esa visión positiva sobre las perspectivas de los mercados provienen de un perfil medio de inversor de 50,1 años, de clase social alta y media alta, y que vive en el centro y sur de España. Además, el 40,9% basa sus expectativas de subidas en los mercados en que ‘existe una mejoría de la situación actual’.

Visión sobre la economía y el mercado español

Los inversores encuestados vuelven a demostrar que sus expectativas se basan en la evolución de los mercados financieros y en las previsiones de los expertos. Por ello, más de la mitad de los encuestados prevé que los mercados europeos y español serán los que mayores subidas experimentarán en los próximos seis meses. En esta ocasión destacan las favorables expectativas sobre la bolsa española, ya que un tercio de los preguntados, el 32,8% del total, cree que será la que más incrementos registre. Además de subir al primer puesto de la lista, el dato supone 12,1 puntos más que en el trimestre anterior.

Más de un cuarto de los encuestados, el 26,1%, está comenzando a percibir los primeros síntomas de recuperación económica, el nivel más alto de la serie y 3,4 puntos más que el trimestre anterior. También es el nivel máximo de los que confían en una mejora del empleo en los próximos seis meses. A pesar de la visión más optimista de los españoles dos preguntas reflejan cierta duda. Por un lado, el 22,4% piensa que el PIB bajará en el próximo semestre, el nivel mínimo desde que se realiza la muestra. Además, continúa en un nivel elevado el porcentaje de inversores que aplaza la salida de la crisis a dentro de tres o más años. Es la opinión del 69,7% aunque este porcentaje supone un retroceso de dos puntos frente al trimestre anterior.

En cuanto a los mercados europeos, uno de cada cuatro inversores, el 24,6%, estima que serán los más beneficiados por las subidas. En el otro extremo, el mercado japonés continúa a la cola del optimismo de los encuestados. Apenas el 6% cree que será la zona con mejor comportamiento en el próximo semestre, ocho décimas menos que la confianza en los mercados emergentes. En medio de estos dos bloques se sitúan el resto de mercados, el asiático y el estadounidense, con un 16,5% y un 10,8% respectivamente de los encuestados que consideran que serán los que mayores subidas experimenten.

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos