Cuantificación del impacto de los riesgos políticos y consejos para proteger la cartera


Que el riesgo político y sus diferentes prismas – riesgo de fragmentación, inestabilidad, parálisis de las reformas, auge de ideologías extremas- han ido ganando protagonismo en los últimos años no es ningún secreto. Sin embargo, después de que 2014 demostrase cómo la política – en su vertiente de catalizador de reformas- fue clave para los mercados emergentes (véase el caso de India), ahora le toca el turno al mundo desarrollado. La semana pasada, EE.UU. celebraba el “super martes”, jornada en la que doce estados votaron a los delegados y candidatos de cada uno de los partidos en liza y que ha servido para confirmar la popularidad de Hillary Clinton y Donald Trump como candidatos respectivamente del Partido Demócrata y del Repúblicano. La semana pasada también España celebraba la primera sesión de investidura después de más de dos meses sin gobierno. Suma y sigue: las recientes elecciones en Irlanda han puesto punto final a la coalición que guió al país tras el rescate, y ahora el "Tigre celta" se dirige a un impasse similar al español. 

Previamente, la semana anterior, la libra sufría como respuesta al anuncio de fecha para el referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE. “En el caso de un eventual voto a favor de abandonar la U.E., esperaríamos una mayor presión a la baja de la divisa con el anuncio del resultado. Sin embargo, nuestro escenario principal, en línea con las apuestas y el sondeo de votos, es que Reino Unido votará a favor de permanecer en la UE”, comentan desde J.P.Morgan AM. Desde la gestora consideran que, de materializarse este escenario, “podría dar un respiro en forma de rally a la libra, aunque el actual déficit por cuenta corriente en el Reino Unido podría limitar la subida”. “Pensamos que un voto a favor de abandonar la U.E. sería malo para el crecimiento del Reino Unido y que los votantes no querrán arriesgarse a perjudicar la recuperación económica”, concluyen desde la gestora.

Tanguy Le Saout, responsable de renta fija europea de Pioneer Investments, trae a colación una cita de Wiston Churchill para ilustrar el clima político actual en Europa: "Algunos hombres cambian de partido por el bien de sus principios; otros cambian de principios por el bien de sus partidos". Le Saout cree que la cita es especialmente recurrente para describir la maniobra política del alcalde de Londres, Boris Johnson, que se ha posicionado públicamente a favor de que Reino Unido abandone la UE: “Representa su mejor oportunidad para convertirse en líder del partido conservador de Reino Unido”.

No obstante, el gestor también se fija en  los acontecimientos en Irlanda y España y, especialmente, llama la atención sobre unas declaraciones recientes de Dimitris Avramopoulos, Comisionado de Migración de la UE. Avramopoulos afirmó que el Acuerdo de Schengen podría romperse en un plazo de diez días si los países de la Unión no alcanzan rápidamente una solución para paliar la crisis migratoria. “Añada a todo esto el hecho de que cinco países celebrarán referéndums sobre políticas de la Unión a lo largo del próximo año, y es fácil ver por qué el lento proyecto europeo podría detenerse”, comenta el experto. ¿Su propuesta para afrontar este complejo entorno? “Todo esto nos recuerda que muchos de los problemas de Europa no se han ido, y por qué continuamos esperando que los mercados de renta fija periférica se comporten peor que el mercado de renta fija alemana”, concluye Le Saout.

¿Cómo pueden los inversores protegerse ante tal avalancha de eventos políticos?

Eriz Knutzen, director de inversiones multiactivos de Neuberger Berman, es de la opinión de que cuando acontecimientos como el ya comentado posicionamiento de Boris Johnson o la posibilidad de que Donald Trump sea el candidato republicano a la Casa Blanca provocan reacciones en los mercados, “los asset allocators también necesitan tenerlas en cuenta”. Pero, al mismo tiempo, Knutzen pide a los inversores que no se olviden de una importante verdad: “La política vale para comentar en blogs geniales y para tener conversaciones en las fiestas, pero la gran mayoría de las políticas no afectan a la realidad económica en el largo plazo. La volatilidad de mercado que genera suele ser tan sólo ruido”. Por ello, afirma que en Neuberger Berman no ven de momento ninguno de los factores expuestos como temas de inversión en el largo plazo.

Dicho esto, el director de inversiones propone tres potenciales alternativas para que los inversores puedan protegerse de la volatilidad generada por la incertidumbre política. La primera de ellas es “cubrirse contra riesgos específicos o transacciones específicas en el mercado que estén relacionadas con resultados esperados”. La segunda opción pasa por “reducir toda la exposición a riesgo de la cartera para tener en cuenta la aparición de volatilidad adicional y generalizada”. Finalmente, la tercera cosa que pueden hacer los inversores es “tomar exposiciones contrarian donde crea que la depreciación haya llegado muy lejos”. 

Para Knutzen, “cuando los riesgos políticos empiezan a agitar los mercados, creemos que tiene sentido hacer al menos una de estas cosas, o posiblemente hacer las tres a la vez en diferentes mercados”. No obstante, teniendo en cuenta los múltiples frentes abiertos en múltiples mercados, el experto señala que en estos momentos la primera de las opciones sería la menos adecuada, por la dificultad para detectar coberturas específicas para esta miríada de riesgos. En cambio, teniendo en cuenta factores como la caída del precio del crudo, la ralentización del crecimiento en China y las dudas sobre los beneficios corporativos en EE.UU., el representante de Neuberger se inclina por adoptar la segunda opción hasta que haya más claridad en los mercados.  

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos