¿Cuáles son las cuatro grandes propuestas de inversión de Muzinich?


Muzinich es, junto con BMO Global AM y Neuberger Berman, la tercera de las gestoras que este año han anunciado su desembarco en España. La firma estadounidense fundada por George Muzinich a finales de los años 80 inauguraba su oficina de representación en Madrid el pasado mes de marzo con el objetivo de dar servicio a sus clientes de España, Portugal, Andorra y Miami. En su caso, se trata de una compañía familiar en la que trabajan aproximadamente 120 profesionales, de los que prácticamente la mitad son gestores, analistas y personal de control de riesgos. La firma tiene dos centros de gestión importantes: uno en Nueva York y otro en Londres. En Europa, además de en España, tiene oficina de representación en Italia, Francia, Reino Unido, Suiza, Alemania.

La expansión de la entidad por el Viejo Continente tiene una razón de ser. Pese a ser una firma americana, Muzinich tiene más clientes en Europa que en Estados Unidos. Esto se debe a que George Muzinich empezó su carrera profesional en Europa, concretamente en Suiza, aunque posteriormente trasladó su residencia a Estados Unidos. A mitad de año la gestora contaba con 24.300 millones de dólares en patrimonio. Cuenta con un perfil de inversor muy institucional. De hecho, gran parte de los activos que gestiona son mandatos de gestión y fondos gestionados a terceros. La firma es muy conocida por sus estrategias de high yield. Esto se debe a que, cuando George Muzinich fundó la firma hace 25 años, las primeras estrategias que lanzó al mercado centraban su universo de inversión en el mercado de bonos de alto rendimiento, por aquel entonces un segmento en plena fase de crecimiento.

Sin embargo, la gama de producto de la entidad es hoy mucho más amplia. En realidad, Muzinich podría definirse como una casa de crédito, ya que cubren todo el espectro de la renta fija corporativa, desde deuda  investment grade, hasta financiación directa de compañías, pasando por high yield, renta fija emergente e incluso retorno absoluto. Lo que no trabajan es el mercado de deuda pública. La filosofía de inversión es similar para todas las estrategias: análisis fundamental (bottom up) llevado a cabo por sus equipos de gestores y analistas, que son quienes asignan internamente un rating a cada emisión. Esencialmente, lo que buscan son bonos de compañías que generen los flujos de caja suficientes para devolverles el principal y pagarles el cupón. Traders, gestores y analistas trabajan juntos, en la misma sala.

A la hora de gestionar, la entidad presenta algunas características que resulta importante mencionar para entender su filosofía. En primer lugar, otorgan una especial relevancia a la preservación de capital. Esto les empuja a no invertir en determinados sectores. En este sentido, aseguran invertir solo en aquellos activos en los que pueden predecir los flujos de caja. Por ejemplo, no se exponen a compañías tecnológicas. Tampoco a promoción y desarrollo inmobiliario. Dentro del high yield, por norma general, no invierten en emisiones CCC ni inferiores. Por debajo de ‘investment grade’, tampoco invierten en bancos. El ratio de default histórico de Muzinich es del 0,2%, frente al 3,3% del mercado. El último en el que cayeron tuvo lugar a principios de 2008, por fraude. Excepto en algunos productos de retorno absoluto, no utilizan derivados. Son estrategias puras de ‘bond picking’.

Por lo general, los fondos de Muzinich  tienden a tener menor volatilidad que el mercado y ratios de Sharpe elevados. El valor que aportan suelen generarlo en momentos de incertidumbre y volatilidad. George Muzinich se muestra convencido de que es en los cambios de ciclo –como el de subida de tipos de interés que se avecinan en Estados Unidos- donde tiene más sentido su estilo de gestión. Procuran invertir en emisiones líquidas e intentan evitar aquellas en las que están más invertidas los ETF.

En España, donde actualmente la gestora cuenta con un equipo formado por tres personas, (Rafael Ximénez de Embún, Jesús Belascoain y Marta Pérez Angulo) la firma tiene registradas nueve estrategias. Básicamente se pueden dividir en cuatro grandes bloques: estrategias de corta duración, retorno absoluto, direccionales de high yield y cross over (que siguen criterios de inversión socialmente responsable). Además de estas, la entidad también ha lanzado recientemente una plataforma europea de financiación directa a compañías medianas, con una estrategia concreta que invierte en compañías españolas y portuguesas. El objetivo de esta última es otorgar entre 15 y 20 préstamos directos a empresas tanto “senior” como subordinados, con el objetivo de generar una rentabilidad media ponderada de entre el 7% y el 9%. Se trata de productos para inversores institucionales.

Las cuatro grandes estrategias de Muzinich más demandadas

En lo que respecta al grueso de la oferta comercializada por la entidad, las que en estos momentos están despertando un mayor interés entre los inversores son cuatro fondos, dos de corta duración y dos de retorno absoluto. En corta duración, uno de los buques insignia es el Muzinich Short Duration High Yield. Destacan de este segmento de mercado el ser un activo que está pagando más más yield por unidad de duración. En el caso de este fondo, a cierre de agosto la yield to worst era del 4,84% con una duración de 1,6 años. Cuenta con 4,812 millones de patrimonio, cuatro años de track record y centra su universo de inversión exclusivamente en el mercado estadounidense. En lo que va de año el fondo ha ofrecido una rentabilidad del 1,27%, destacando especialmente su comportamiento en periodos de corrección del mercado.

La segunda estrategia de corta duración es el Muzinich Enhancedyield Short Term. Se trata de un fondo de renta fija corporativa principalmente europea cuya duración media máxima de la cartera no puede exceder de dos años. Aunque el fondo tiene la opción de invertir en high yield, el rating medio de la cartera tiene que ser mínimo ‘investment grade’. El fondo se lanzó hace  doce años y hoy cuenta con 3.100 millones de patrimonio. Desde 2003, sólo ha obtenido rentabilidad negativa un año (concretamente el 2008, cuando sufrió una caída de tan solo el 2%, la cual recuperó al año siguiente, con una subida del 16%). La volatilidad a uno, tres y cinco años del fondo está entre el 1% y el 2%. La rentabilidad bruta esperada a doce meses es del 2,93% y la duración de 1,3 años. En lo que va de año el fondo ha ofrecido una rentabilidad del 0,65%.

Las otras dos estrategias que más interés están acaparando en España son fondos de retorno absoluto. La primera es un producto UCITS long short de crédito high yield, el Munizich Long Short Credit Yield. Centra el universo de inversión en el mercado de deuda de alto rendimiento por la especialización del equipo en el activo y porque, tal y como aseguran, dentro de la renta fija es el segmento de mercado dentro donde se puede encontrar una mayor dispersión de resultados. La estrategia fue lanzada hace cinco años y el fondo ha hecho tres años en junio. A cierre de agosto, la rentabilidad anualizada a 3 años es de un 6,27% con una volatilidad del 2,4%. Capturó prácticamente el 100% de la subida del mercado participando en un 30% en las caídas. Eso es lo que ha hecho hasta ahora.

En la cartera incluyen cuatro tipo de estrategias: tiene un libro largo, que son las mejores ideas de high yield de la firma; un libro de bonos de corta duración, con una duración inferior a un año que les ayuda a estabilizar la cartera; un libro de cortos, que busca proteger la cartera frente a la beta del mercado en momentos de volatilidad y un libro de arbitraje, cuyo objetivo es obtener alpha descorrelacionada. No es un fondo market neutral, ya que tiene un ligero sesgo largo. Tiene valor liquidativo diario, liquidez semanal y un patrimonio de 1.300 millones. Finalmente, el cuarto producto es otro fondo de retorno absoluto Muzinich Global Tactical Credit. En este caso se trata de un fondo de renta fija flexible que recoge las mejores ideas de la casa.

El fondo tiene mandato de preservación de capital. La estrategia se lanza en abril de 2013 y el fondo en noviembre de 2013. En total cuenta con 800 millones de euros de patrimonio, 500 de los cuales corresponden al fondo y 300 a la estrategia. Se trata de un producto que puede ser flexible en cuanto a escala de rating, duración (moviéndose en la horquilla comprendida entre los cero a cinco años) y que puede utilizar puntualmente derivados para reducir la volatilidad de la cartera. También está habilitado para mantener importantes posiciones en liquidez, si lo consideran necesario. El gestor del fondo lleva 35 años al frente de estrategias de crédito. En 2013 la rentabilidad bruta de la estrategia fue del 7,59% y en 2014 del 3,77%. En lo que va de año, el fondo acumula un retorno positivo del 0,89%.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos