¿En qué casos se podrá cobrar retrocesiones? El cuadro que toda la industria de fondos debe tener en cuenta


Quedan pocas semanas para que se trasponga en España la directiva MiFID II, cuya entrada en vigor será a partir del 3 de enero de 2018. El legislador comunitario, a instancia del Parlamento Europeo, ha decidido que la norma que debía regular los incentivos no sea un reglamento (de aplicación directa y sin modificaciones), sino una directiva (que exige su transposición por los Estados con margen de flexibilidad), para recoger así todas las realidades existentes en la distribución de productos financieros en los distintos países.

En este sentido, el legislador comunitario decidió establecer en la directiva una lista de ejemplos/supuestos abierta que legitimaran la percepción de incentivos. A partir de ahí, Inverco ha instado al gobierno a incluir un cuarto supuesto específico para España.

Por el momento se permite cobrar retrocesiones en el servicio de asesoramiento no independiente siempre que se de acceso a una amplia gama de productos, incluyendo un número apropiado de productos de terceros, o una evaluación anual de continuación de la idoneidad o una propuesta de asignación óptima de activos.

Además, en el servicio de comercialización, solo se autoriza en caso de que se de acceso a una gama amplia de productos (incluido un número apropiado de productos de terceros) junto con herramientas para la adopción de decisiones de inversión o, herramientas para el seguimiento, modelación y ajuste de la cartera o, informaciones periódicas sobre rendimientos y gastos.

En este sentido, Inverco no cree que este listado recoja la realidad del mercado español, por eso ha planteado un cuarto supuesto en donde el comercializador no tenga la necesidad de ofrecer una amplia gama de productos (incluidos terceros) y se informe al ahorrador ex-ante y ex-post de la cuantía exacta y total del incentivo percibido por el comercializador.

En cada una de las fases, ex-ante y ex-post, Inverco indica que se mejoraría la calidad del cliente con una asistencia al cliente durante el proceso de selección de sus inversiones y durante el periodo de mantenimiento de sus inversiones. Desde su perspectiva, existe trazabilidad porque permite que los procesos estén automatizados y puedan ser fácilmente supervisados.

A falta de saber si este supuesto se incorporará en la trasposición, ver en este cuadro en que casos se contempla la posibilidad de que el distribuidor reciba incentivos.

Archivos adjuntos

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos