Control de riesgos bajistas y enfoque contrarian: claves sobre la propuesta de Franklin Templeton para invertir en small caps europeas


Después de un 2014 difícil, la inversión en acciones de pequeñas y medianas capitalizadas ha recobrado atractivo para los inversores, especialmente para aquellos que estén dispuestos a ganar exposición a la recuperación europea. El Franklin European Small Mid Cap Growth es la propuesta de inversión de Franklin Templeton Investments aunque, como explica Ed Lugo, su gestor, “la diferencia con otros fondos está en el enfoque de la gestión del riesgo y la protección de riesgos a la baja”. “Siempre tratamos de ponernos en el peor escenario posible”, añade el gestor. 

En concreto, la gestión de los riesgos a la baja se centra en tres aspectos clave: que la compañía disponga de fuertes flujos de caja que garanticen su supervivencia en momentos de crisis, que no esté endeudada y que cotice a una valoración atractiva. Lugo pone como ejemplo de lo paciente que puede ser a la hora de comprar un valor a Zardoya Otis, una de las principales posiciones en cartera: el valor había entrado en su radar en 1996 (año en el que se hizo cargo de la cartera), pero no lo compró hasta que estalló la crisis de la deuda soberana europea y la cotización se resintió. 

A Lugo le gusta dedicar mucho tiempo al análisis de un valor – el proceso se prolonga entre cuatro y ocho semanas antes de tomar una decisión de compra- y lo suele mantener en cartera una media de entre seis y siete años, lo que da como resultado un porcentaje de rotación muy bajo, entre el 16% y el 17% (20% si se tienen en cuenta los flujos de entrada y salida del fondo). “Es un fondo gestionado con un enfoque de largo plazo, bottom up, activo y de alta convicción”, resume Lugo. El tipo de compañías en las que invierte el fondo presentan una capitalización entre 100 y 8.000 millones de euros. 

Éste presenta además una cartera muy concentrada, entre 25 y 45 valores (actualmente tiene en torno a 30). Los diez valores de mayor ponderación acaparan actualmente el 45% de toda la cartera, aunque Lugo aclara que no puede comprar de una vez más del 5% de cada valor. Aunque el nombre del fondo contiene la palabra “growth”, el experto matiza que los valores seleccionados suelen situarse más bien en un punto intermedio entre el growth y el value, pues busca compañías con una ventaja competitiva que les permita crecer de forma sostenible, pero que coticen a una valoración atractiva. 

Valores a contracorriente

El proceso de selección de valores para la cartera es disciplinado y estructurado en tres partes: primero se identifican ideas de inversión y se revisan los atributos clave que presente el valor, después se realiza un profundo análisis fundamental y finalmente se asigna un rating formal  (que incluye parámetros de compra  venta) y se incluye en cartera. Muchas de las ideas resultantes de este proceso presentan un fuerte sesgo contrarian: “Buscamos oportunidades en las áreas que han perdido el favor del mercado”, resume el experto. 

Por ejemplo, una de las nuevas apuestas del fondo ha sido en valores relacionados con la extracción de petróleo: “Hemos empezado a comprar energía por primera vez en cinco años, supone un 1,26% de la cartera. Creemos que en general es muy difícil invertir en petroleras porque son muy dependientes del precio del crudo. Por eso no compramos cuando el barril se fue a 100 dólares, no sabíamos cuán lejos podía llegar el precio. Le decíamos a la gente que compraríamos cuando cayera a 35 ó 45 dólares y eso es lo que hemos hecho, para asegurarnos de que tenemos margen para una apuesta ganadora”. Otro de los sectores que entusiasma a Lugo es el inmobiliario, especialmente el español, donde ha invertido en la socimi LAR. “El real estate ha registrado una caída de entre el 30% y el 40%. LAR destaca por su habilidad para comprar locales comerciales por debajo de su valor”, comenta.

No obstante, el representante de Franklin Templeton puntualiza que “la clave de que hayamos batido al índice en el último año ha sido nuestra sobreponderación en valores industriales”. Una de las grandes apuestas, también de sesgo contrarian, ha sido en transportes y más concretamente en el segmento de transporte de mercancías por barco. 

Por regiones, los países con mayor exposición en cartera son Reino Unido, Irlanda, España e Italia. “Es una cartera muy sensible a la economía, está posicionada para la recuperación económica”, indica Lugo. Este explica que, a partir de un análisis de los programas de estímulo cuantitativo puestos en marcha en EE.UU. y Japón, el equipo de Franklin Templeton ha identificado tres fases de suma importancia para los inversores. La primera coincide con el anuncio del programa y va rápidamente seguida por un rally en bolsa; en la segunda fase, cuando ya se está aplicando el QE, se constata un incremento de la confianza en la economía a través de la mejora de indicadores macro. Finalmente, en la tercera fase se constata una mejoría real de los fundamentales. “En Europa estamos en la fase dos, los equipos directivos muestran más confianza y ahora estamos empezando a ver mejoría de beneficios. Es un proceso que va a llevar tiempo porque las dinámicas en la eurozona son distintas a las de EE.UU. pero todavía hay mucho margen de mejora que no está reflejado en las valoraciones”, concluye el gestor. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos