¿Cómo y de qué están compuestas las carteras españolas de banca privada?


A finales de septiembre, tuvo lugar en Madrid el sexto desayuno sobre Banca Privada organizado por Think Tank BNY Mellon, un encuentro en el que participaron cuatro profesionales de este segmento para altos patrimonios, todos ellos procedentes de entidades españolas. En esta ocasión, la temática giraba en torno a qué aspecto presentan las carteras y qué productos predominan más en las carteras de este tipo de inversores.

En este sector, a día de hoy, los clientes se encuentran más tranquilos respecto a años anteriores a raíz de una mejora sustancial en un aspecto muy importante: la determinación del perfil de riesgo. Así lo refleja Alberto Calvo, director de BBVA Patrimonios España, Banca Privada de BBVA: “Como sector nos tenemos que sentir muy orgullosos de que los clientes están mucho mejor perfilados que hace años en función de su tolerancia al riesgo y de su conocimiento y experiencia. Eso hace que en momentos de volatilidades altas como las que hemos vivido recientemente lo acepte mejor, porque se siente cómodo de cómo está perfilado”.

Según Calvo, “hay que determinar conjuntamente con el cliente cual es su perfil de riesgo porque no todos conocen su verdadero perfil”. Un punto en el que coincide Rafael Ciruelos, director de Producto de Banca March, que apunta como es necesario saber si el riesgo que asumen los clientes para conseguir sus objetivos es muy alto o al revés, que asumen muy poco para el objetivo que tienen. “A veces sorprende la percepción que tienen algunos clientes de su perfil de riesgo”, subraya.

Existen herramientas que pueden ayudar en esta fase, determinan ambos profesionales. Este factor también es muy importante para Álvaro Hermida, director de Desarrollo de Producto de CaixaBank Banca Privada ya que “a la hora de determinar el perfil de riesgo, hay que evitar la subjetividad del banquero o gestor que muchas veces puede influenciar el perfil de riesgo de sus clientes, dotándole de herramientas y formación para que sea lo más objetivo posible”.

Desde su entidad insisten en la necesidad de construir carteras donde el perfil de riesgo sea un resultado de los objetivos del cliente y tratar de huir del aspecto emocional que tiene el perfil de riesgo. “Si tu preguntas a un cliente si quiere perder dinero siempre te va a decir que no”, apunta Hermida.

En el caso de Paolo Mezza, socio y CIO de Arcano Wealth Advisors EAFI, señala como frente al enfoque tradicional por asignación de activos, desde 2010 lo miran en términos de factores de riesgo y como se equilibran dentro de una cartera. “La construcción de la cartera no depende de los retornos esperados y si de la diversificación del riesgo”, concreta. En este sentido considera que dan robustez a la cartera para lo que pueda ocurrir.

Composición de las carteras

La vocación que persiguen desde BBVA es que los clientes de banca privada estén en carteras, donde no miren el perfil de riesgo o complejidad de un activo en concreto sino de un portfolio. “Puede ser una cartera directa o una sicav o cualquier otro vehículo que empaquete esas inversiones”, contextualiza.

En términos generales considera que el perfil medio de un cliente español de banca privada en términos de renta variable es medio bajo (un máximo 50%, de media entre el 25% y el 50%), mantiene un horizonte temporal cinco años y utiliza productos de acumulación (sicav o fondos de inversión) por motivos fiscales.

Hermida coincide en que, en general, las carteras de los clientes han tenido unos niveles de riesgo bastante reducidos. “Venimos de un ciclo alcista en renta fija y eso ha marcado mucho la composición de las carteras y el nivel de riesgo que los clientes han asumido”, resume. No obstante, destaca como se ha ido incrementado el peso de renta variable en los dos últimos años y se ha incluido parte de gestión alternativa en versión UCIT (retorno absoluto y estrategias no direccionales).

Una tendencia que también están viendo en Banca March. Según Ciruelos, esta presencia de activos alternativos les distingue bastante de la banca nacional que no tiene tanta vocación de este tipo de vehículos, sobre todo en el segmento de ultra high network individuals. En el segmento de banca privada, especifica que no hay tanta presencia de productos muy sofisticados. Tal y como indica, se limitan principalmente a renta variable, renta fija, monetarios y quizá algo de real state.

Mezza cree que el aspecto regulatorio en si está poniendo cada vez más trabas a la hora de poder invertir en producto que se salga de lo más tradicional o alternativos UCIT. En este contexto, piensa que cada vez más existe una tendencia hacia encasillar las posibilidades de inversión del gestor. “Aunque la intención sea proteger al inversor final, se le está quitando cada vez más posibilidades sobre todo en un entorno donde lo tradicional tampoco da para mucho”, critica. “Al final”, añade, “se construyen carteras barbell donde hay renta variable y liquidez. Según como vaya el mercado, esto puede ser muy peligroso”.

Inversión directa

Calvo resalta como hay un colectivo de clientes a los que les gusta seguir los mercados e invertir directamente en ellos, principalmente en renta variable. Pero, todos acuerdan que “para un inversor que no quiere generar rentas el fondo de inversión es el vehículo más eficiente”, resume Hermida.

“La regulación y fiscalidad nos ha empujado a que la mayoría del dinero de los inversores esté en fondos. Si estuviéramos como en EE.UU. o Inglaterra donde tu tienes una cuenta de ahorro donde puedas meter lo que quieras esto cambiaria radicalmente y la industria de fondos perdería frente al activo directo”, concreta Ciruelos.

Productos estructurados

En cuanto a productos estructurados, algunos participantes señalan como hay carteras en donde se están introduciendo este tipo de vehículos, a través de fondos o depósitos. En el caso de Hermida, actualmente lo considera adecuado para aquellos con perfiles de riesgo más elevado puedes encontrar oportunidades para ser más eficiente en la exposición al mercado. Por su parte, Mezza considera que normalmente lo ven poco eficiente y los riesgos son difíciles de asumir y explicar al cliente.

Think Tank

Producido por Funds People en asociación con BNY Mellon Investment Management, Think Tank BNY Mellon es una iniciativa pensada para profesionales del sector, durante la cual se tratarán temas de interés en el marco del desarrollo de negocio. Puede participar en incluir sus comentarios en el grupo de Funds People en LinkedIn.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1 3 4
Anterior 1 3 4

Lo más leído

Próximos eventos