¿Cómo van a encajar las acciones estadounidenses una subida de tipos? BlackRock responde


En un entorno en el que los datos económicos que se publican son una mezcla de signos positivos y negativos, lo habitual sería que les secundara un rally de la renta fija producido por un vuelo hacia la calidad de los inversores. Sin embargo, EE.UU. acaba de pasar por esta situación (mejora de los salarios, déficit de la balanza comercial), y lo que siguió fue una fuerte venta de bonos que provocó que la rentabilidad del treasury a diez años descendiese del 2,11% al 1,91%. 

Russ Koesterich, estratega jefe de BlackRock, analiza las implicaciones de esta corrección de la renta fija: “La subida de los rendimientos estadounidense ha estado guiada por las expectativas de inflación más elevadas”. De hecho, las expectativas sobre la evolución de la inflación a diez años se han incrementado un 0,4% desde el mínimo de enero, aunque todavía están por debajo de los niveles de 2014. Si a esto se le añade el repunte del precio del petróleo, la mejora del crecimiento en Europa junto con evidencias de estabilización de precios en la región, “esto parece que ha dejado a los inversores menos preocupados por las perspectivas de deflación”. 

Sin embargo, para Koesterich es más importante interpretar las consecuencias a futuro sobre la renta variable estadounidense de las ventas de bonos (y una eventual subida de tipos) que explicar los motivos de dichas ventas: “Una combinación de tipos de interés más altos y beneficios corporativos irregulares mantuvo bajo presión a los valores estadounidenses la semana pasada. Sin embargo, las pérdidas fueron más severas para los segmentos del mercado más sensibles a los tipos, como las utilities”.  Es decir, que para el estratega se ha vuelto a refutar que “no se necesita una gran subida de tipos para poner presión bajista sobre las partes más sensibles a los tipos del mercado de EE.UU., dado lo ajustadas que están las valoraciones”. 

Además de las empresas de servicios públicos, pone en la lista de sospechosos a otros sectores defensivos como el consumo básico, así como a las compañías de pequeña capitalización. “Históricamente han demostrado ser más vulnerables a la contracción de valoraciones a medida que suben los tipos, y es probable que sufran más si se asume una subida moderada de tipos para este año”, concluye. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos