¿Cómo se construye un fondo? Claves del modelo cuantitativo de QS Investors


QS Investors es una de las últimas compañías que se han incorporado al modelo multi- boutique de Legg Mason Global AM. La especialidad de esta firma es la inversión a través de modelos cuantitativos en carteras multiactivo y de renta variable. Adam Petryk, responsable de soluciones de inversión de QS Investors, explica la propuesta de valor de la firma: “Ofrecemos a nuestros clientes tres acercamientos conjuntos: diversificación desde el punto de vista multiactivo, gestión de la volatilidad asociada a la renta variable y por clases de activos y la oportunidad de formar parte de Legg Mason, lo que nos permite tener acceso a los gestores de la firma”. La suma de la diversificación, la gestión dinámica y el control de los riesgos confluye en los modelos desarrollados por la firma, que le permiten establecer un posicionamiento de mercado en el que se elimina todo componente de emoción. 

¿Cómo se construye un fondo?

Generalmente, la fuente de ideas para iniciar el proceso de creación de un fondo suele ser una combinación de las demandas de los clientes – “QS tiene mucho éxito en EE.UU. en el desarrollo de soluciones de inversión adaptadas”- y de la visión macro de la firma. En cuanto a las peticiones de los clientes, el experto indica que se ha detectado un aumento del interés por estrategias que gestionen la volatilidad. En la parte macro, el responsable afirma: “Necesitamos entender qué sucede en los mercados. Ahora, nuestros expertos consideran un hecho que los retornos van a ser mucho más bajos que en el pasado. Por ello, nuestras soluciones pasan por ofrecer una gestión activa y gestión del riesgo”. 

El responsable de soluciones explica que QS Investors sustenta el desarrollo de nuevos fondos en tres pilares: un acercamiento diversificado tanto por activos como por fuentes de riesgo, adaptativo (lo que les obliga a ser gestores activos) y sistemático, por lo que siempre recurren a modelos cuantitativos para construir estrategias. 

A partir de este triple planteamiento, la construcción de los fondos se realiza siempre en cuatro pasos. En el primero de ellos se determina una asignación estratégica de los activos en los que se van a invertir. Para ello, se precisa realizar una previsión de retornos en el largo plazo (al menos a doce meses vista). “Tenemos un equipo fuerte en estadísticas, se ajustan las predicciones según las valoraciones de los activos”, aclara Petryk.

El segundo paso consiste en crear el esqueleto del fondo a partir de una serie de ingredientes: “Debe tener un componente activo, por lo que necesitamos tener una visión sobre los gestores activos que se van a encargar de la estrategia. Para ello, analizamos el alfa que han generado de forma sostenible en el tiempo, cuáles son las apuestas que hacen de forma sistemática y ver cómo se diferencian de otros gestores de Legg Mason”, explica el experto.

En tercer lugar, se traza una asignación táctica de activos. Para ello, se confronta la asignación estratégica con visiones sobre activos en la firma en el corto plazo, y se diseña un modelo que refleje las comparativas entre activos y regiones al que se añaden también los filtros de valoración, sentimiento y datos macro. “Se añaden al modelo datos macro adelantados, es importante para nosotros que los datos estén disponibles con inmediatez para tomar decisiones rápidamente”, señala Petryk. El modelo cuantitativo se actualiza todos los días y la cartera se testea una vez al mes. 

El cuarto y último paso es la implementación de la cartera, en la que se vuelcan las visiones táctica y estratégica bajo la tutela del gestor que se considere más idóneo en función del tipo de activo en el que va a invertir la estrategia. El responsable indica que se suelen utilizar ETF en el proceso (QS Investors ha lanzado recientemente varios ETF en EE.UU.), como una forma de garantizar la máxima liquidez posible de la cartera. 

Dos propuestas de valor

Petryk detalla en primer lugar la parte que atañe a los multiactivos resultante de este proceso en cuatro pasos. Destaca que, a su vez, el punto de partida para construir esta parte de la gama es “centrarse en el resultado que vamos a dar a los inversores, se persigue un objetivo concreto de inversión y los retornos varían en función del perfil de riesgo”. Actualmente QS Investors dispone de seis fondos multiactivos, tres denominados en euros y otros tres en dólares. Los productos que está ofreciendo a la firma a sus clientes europeos son en concreto el Legg Mason QS Investors Multi Asset Euro Conservative Fund, el Legg Mason QS Investors Multi Asset Euro Balanced Fund y el Legg Mason QS Investors Multi Asset Euro Performance Fund. 

Los fondos con perfil conservador ofrecen un objetivo de volatilidad entre el 6% y el 8%; los equilibrados tienen una volatilidad entre el 8% y el 10%; y los fondos agresivos, ofrecen un presupuesto de volatilidad entre el 10% y el 12%. “Invirtiendo en estos fondos, el cliente no tiene que preocuparse por los mercados. Y si aparecen nuevas oportunidades, cuenta con la ventaja de tener acceso a estrategias de otras gestoras afiliadas a Legg Mason”, resume Adam Petryk. 

En cuanto a las soluciones de renta variable con volatilidad reducida – que permiten al fondo caer menos que el mercado en momentos de estrés-, Petryk declara que “es posible construir una cartera de renta variable muy distinta del índice y que esté muy enfocada a ofrecer un retorno a los inversores”. Para conseguirlo, se utilizan tres acercamientos clave, el primero de los cuales es la selección de compañías con negocios estables (definidos por sus flujos de caja y la sostenibilidad de su dividendo), puesto que sus retornos también son estables a lo largo del tiempo. A esto se añade la aplicación de métricas orientadas a analizar el sentimiento de los inversores, como por ejemplo las revisiones sobre beneficios. En último lugar, el experto cita el modelo de riesgo, con el que se optimiza el nivel de riesgo total que va a asumir la cartera. El resultado es más que satisfactorio: “Estas estrategias están batiendo al índice por entre 200 y 300 puntos básicos y funcionan bien en momentos de altibajos”. 

Todos los fondos de la gama de QS Investors destacan por su consistencia – se han situado de forma sistemática en el primer y segundo cuartil de su categoría- y por su track record puesto que cuentan todos con más de diez años de existencia. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos