¿Cómo ha respondido históricamente la bolsa a las subidas de tipos?


¿Cómo se suele tomar la bolsa las subidas de los tipos de interés? Esa es una de las grandes preguntas que se están haciendo actualmente los inversores en renta variable. Fidelity ha analizado cuál ha sido la reacción del mercado de renta variable americano a fases de endurecimiento de la política monetaria por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos en los últimos 30 años. Durante este periodo se han producido cuatro momentos en los que la autoridad monetaria americana inició un proceso continuado de incremento del precio del dinero. Y en todos ellos el S&P 500 Composite ofreció rentabilidades anuales positivas. El periodo en el que el principal índice del mercado americano generó los resultados más positivos fue entre 1988 y 1989, con un retorno anual del 14,3% (ver gráfico).

Recientemente, J.P.Morgan AM publicaba otro informe en el que extraía algunas lecciones que se habían podido aprender de los últimos ciclos de subida de tipos. El estudio complementa al ralizado por Fidelity en el sentido que aportaba hasta seis gráficos en los que mostraba la evolución de la renta fija americana (medida por la rentabilidad del treasury a diez años) y del S&P 500, durante los tres ciclos previos de subidas de tipos de interés: entre febrero de 1994 y marzo de 1995, entre junio de 1999 y junio del 2000 y entre junio de 2004 y julio de 2006. La conclusión a la que llegaba la gestora es que “mientras que ambos mercados tienden a tener una reacción adversa al momento inicial de subir los tipos, los dos se recuperan más adelante durante el ciclo de subidas de tipos” (leer más).

“La fortaleza de la economía interna deja a la bolsa estadounidense en mejor situación para afrontar el endurecimiento de la política monetaria que otros mercados. Eso significa que, expresado en dólares, podemos seguir esperando un mejor comportamiento relativo del mercado estadounidense”, afirma Dominic Rossi, director mundial de inversiones del área de renta variable de Fidelity. En lo que respecta a su economía, EE.UU. parece estar atravesando un buen momento. Según Ángel Agudo, gestor del Fidelity America, “el crecimiento probablemente encuentre apoyo en la mejoría del mercado laboral (aunque ésta será algo menor), en un rebote del consumo gracias al aumento de los salarios, en la fortaleza del sector servicios y los mayores niveles de actividad en los sectores relacionados con la vivienda y la construcción”.

En general, el gestor español considera que las perspectivas de inversión de la mayor economía del mundo también siguen teniendo bases firmes desde un punto de vista estructural. “Algunos de estos motores estructurales ampliamente reconocidos son un entorno empresarial innovador y el gas de esquisto, que permite reducir los costes y disfrutar de una mayor independencia energética. De cara a 2016, el crecimiento impulsado por el consumo y la innovación en los diferentes sectores serán dos de los factores clave que podrían sostener la economía estadounidense”, afirma.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos