¿Cómo ha reaccionado históricamente la renta variable a subidas de tipos en EE.UU?


Ya no hay ninguna duda. La Reserva Federal de Estados Unidos va a subir los tipos de interés y lo hará, según ha dejado claro Janet Yellen en su última intervención, este mismo año. Los inversores deben prepararse para lo que cada vez parece más inevitable: la primera subida del precio del dinero en Estados Unidos en nueve años. La principal duda radica ahora en el mes en el que este acontecimiento tendrá lugar: ¿será septiembre o será diciembre? En este punto, los expertos no se ponen de acuerdo, aunque cada vez son más los que creen que la fecha que cuenta con mayores probabilidades es el 17 de septiembre. Lo importante, en todo caso, es tratar de anticipar cuál será la reacción de los mercados a corto, medio y largo plazo cuando esto se produzca. J.P.Morgan AM ha publicado en su Guide to the Markets un estudio sobre cómo ha respondido la renta variable en el pasado.

El análisis llevado a cabo por la gestora anglosajona hace referencia a cuál ha sido la reacción inicial, posterior y total registrada por el S&P 500 en los cinco últimos periodos (1987, 1987-1989, 1994-1995, 1999-2000 y 2004-2006) en los que la autoridad monetaria aplicó subidas. La ‘reacción inicial’ representa el periodo durante el cual, a juicio de la entidad, los mercados empiezan a reflejar en los precios la primera subida de tipos hasta la fecha de la segunda subida. La ‘reacción posterior del mercado’ es el periodo comprendido entre la segunda subida de tipos hasta un punto que se considera el fin del ciclo de subida de tipos. La ‘reacción total’ es la variación del mercado a lo largo de todo el ciclo de subida de tipos de interés. Los resultados del estudio arrojan conclusiones interesantes. La primera es que la reacción inicial del mercado americano fue negativa.

Así lo fue en las cinco ocasiones en las que la Fed subió tipos. El castigo más severo lo sufrió en el periodo 1994-1995, cuando el índice perdió un 10%. En el periodo 2004-2006, la última ocasión en la que el banco central elevó tasas, el descenso del S&P 500 fue del 8%, una caída muy similar a las registradas en 1987-1989 y 1999-2000, cuando la reacción inicial mostrada por el mercado americano fue negativa (-7%) en cada uno de los periodos. Es decir: si se repitiese la historia, el inversor debería esperar una reacción inicial negativa por parte del mercado de renta variable americano. En caso de que la reacción de la bolsa estadounidense fuera positiva, sería la primera vez de las últimas cinco ocasiones en las que la Reserva Federal sube tipos y el comportamiento del mercado americano es favorable.

Sin embargo, otra cosa muy diferente es cuál fue la reacción posterior. Si la reacción inicial del S&P 500 fue negativa en todos los casos, en esta ocasión se produce justo la situación contraria: rentabilidades positivas en todos los periodos. En 1987, la subida del S&P 500 fue del 32%, en 1987-1989 del 24% y en 2004-2006 del 20%. Analizando cuál fue la reacción total, es decir, la variación del mercado a lo largo de todo el ciclo de subida de tipos, se observa igualmente que fue positiva en cuatro de las cinco ocasiones. Sólo en 1994-1995, el S&P 500 registró una rentabilidad negativa (-2%). Por tanto, del trabajo realizado por J.P.Morgan AM del comportamiento histórico registrado por el mercado se puede concluir que, si bien la reacción inicial fue negativa en todos los casos, haciendo el cómputo general la renta variable ha salido bien parada en casi todas las ocasiones.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos