¿Cómo están moviendo sus carteras los principales gestores de renta variable europea?


El interés de los inversores por la renta variable europea rebrota. Los efectos económicos del QE, el impacto de la caída del precio del petróleo sobre el crecimiento, los beneficios empresariales y el consumo (se estima que una corrección del 10% supone un impulso adicional al PIB de la eurozona del 0,2% y, según cálculos de Schroders, un estímulo de 1.000 euros en cada hogar europeo) y el revulsivo que supone la depreciación del euro (cuenta con el potencial para impulsar los beneficios empresariales de la eurozona entre un 5-8% este año), son factores que parecen dibujar un escenario más favorable. “Es el entorno de mercado que me ha hecho sentir más cómoda de los últimos años", asegura Britta Weidenbach. En su opinión, las expectativas sobre Europa son muy bajas y hay margen para asistir a sorpresas positivas. "El mercado espera crecimientos de los beneficios poco ambiciosos. Todos los indicadores apuntan en la buena dirección. La demanda de crédito es positiva y los datos de PMI indican expansión de la actividad”.

La estrategia que sigue la gestora del Deutsche Invest I Top Euroland pasa por el análisis fundamental, siendo muy selectiva a la hora de elegir valores. Sobrepondera compañías de seguros y financieras, sector este último en el que asegura buscar entidades que estén revisando al alza su política de remuneración al accionista. También le gustan empresas que se puedan beneficiar de la recuperación de la confianza del consumidor, como por ejemplo las de automoción. En las últimas semanas, Weidenbach ha elevado el peso de las telecos en la cartera, sector en el que ve un punto de inflexión en el negocio de la telefonía móvil. En el otro extremo se sitúa el sector energético, su gran infraponderación en la cartera. “Los precios de las materias primas pueden permanecer bajos durante mucho tiempo, lo que lastrará los beneficios”. La beta de la cartera la mantiene en torno a uno.

Tampoco siente especial predilección por el sector energético Nicolas Walewski, gestor del Alken European Opportunities, quien durante el primer trimestre redujo exposición a materias primas y a RWE por dos factores: la caída del precio del carbón, y por ende, del precio de generación, y los signos de desaceleración percibidos por parte de la demanda en China. También vendió Peabod y redujo parcialmente en Glencore. “En el caso de RWE, sorprende la inactividad del gobierno alemán, que se enfrenta a un problema de grandes dimensiones si no se invierte en el sector eléctrico”. Walewski cree que el rebote experimentado por el precio del petróleo desde mínimos es técnico y coyuntural y que, por una cuestión de sobreoferta, la tendencia a medio plazo de la cotización del barril tendría que seguir siendo a la baja, manteniéndose en niveles deprimidos a medio plazo.

“Un precio que estructuralmente debería de rondar los 50 dólares o estar por debajo tendrá un impacto en el consumo por el aumento de la renta disponible. Este efecto no está ni mucho menos descontado a precios actuales en muchas compañías que presentan importantes potenciales alcistas, como Peugeot, Ryanair, B&M o Sports Direct….”. Pese a su opinión favorable sobre el consumo, su visión sobre la banca es relativamente conservadora por ahora. “Necesitaríamos ver que  el nivel de préstamos a pymes aumenta. Estamos neutrales en el sector. Nos cuesta encontrar bancos de envergadura bien gestionados a precios atractivos. La demanda de crédito existe, si bien hasta ahora se han beneficiado bancos pequeños (One Savings bank, Banca Ifis). Los grandes todavía se encuentran inmersos en solucionar sus problemas de balance y por ello son todavía menos proactivos en la concesión de créditos a pymes”. La beta de la cartera sigue sin cambios en uno.

John Surplice ha venido mostrando una clara preferencia por los valores cíclicos frente a los defensivos. Como consecuencia de ello, la beta de la cartera a tres años es de 1,08. Actualmente, las principales sobreponderaciones en el Invesco Pan European Equity están en sectores cíclicos, “dado su mayor potencial de rentabilidad por el descuento que ofrecen frente a su media histórica a nivel de valoración y por el aumento que prevemos en términos de beneficios por la mejora de la economía entre otros factores”. En el otro lado, las mayores infraponderaciones del fondo están en los sectores de consumo básico y salud “debido a que su comportamiento como valores refugio ha provocado que coticen a precios más caros que los cíclicos y al menor recorrido en beneficios, sobre todo en las compañías de consumo básico, sector en el que se ha producido un incremento de más de un 60% desde 2007”.

Asimismo, el gestor también infrapondera la exposición a países del núcleo de Europa (Alemania, Suiza y Dinamarca), al considerar que son mercados que han actuado como refugio, lo que ha generado que sus empresas ofrezcan valoraciones menos atractivas. Por el contrario, sobrepondera periféricos (principalmente España e Italia) y mercados como el francés o el finlandés. Está neutral en Portugal y con cero exposición a Grecia. En el último trimestre, ha habido un cambio en el posicionamiento en el sector financiero, pasando a sobreponderar no solo entidades diversificadas como ING, Deustche Boerse o UBS, sino también apostando por otras firmas. “El sector bancario ya ha alcanzado los niveles de capital exigidos y va a poder centrarse en su negocio en vez de optimizar su balance y reducir el volumen anual dedicado a provisiones, lo cual debería llevar aparejada una recuperación de los beneficios y un aumento de los dividendos”, asegura Surplice.

Quien también reconoce su preferencia por la parte cíclica del mercado es Fabio Di Giasante, gestor del Pioneer Funds Euroland Equity. “Aunque este segmento se ha comportado mejor durante los últimos meses, creemos que todavía le queda mucho recorrido. El potencial crecimiento de los beneficios y las oportunidades a nivel de valoración siguen estando del lado de la parte de las cíclicas”, asegura. Recientemente, el gestor ha añadido dos posiciones a la cartera vinculadas a este segmento del mercado: la alemana Daimler y la operadora de telecomunicaciones KPN. Lo que busca Di Giasante básicamente en el mercado son compañías de alta calidad, con sólidos fundamentales y que estén siendo infravaloradas. En cambio, lo que busca Alexandra Hartmann, gestora del FF Euro Blue Chip, son compañías que puedan seguir creciendo independientemente de cuál sea el entorno macroeconómico.

En concreto, el radar lo sitúa sobre empresas que crezcan de manera orgnánica y que sean capaces de presentar resultados que superen las expectativas del mercado. La gestora de Fidelity Worldwide Investment ha elevado su sobreponderación en sanitarias e industriales. “Dentro del sector salud, es predecible que las ventas de los nuevos productos sean mayores que en otros sectores como consumo básico. Novo Nordisk, Roche y Novartis tienen productos muy sólidos pendientes de lanzamiento que deberían hacer que estas acciones suban en los próximos años. En industriales, he incrementado posiciones en valores que ya estaban presentes en la cartera, como Ryanair”. También ha reducido su infraponderación en el sector financiero, elevando posiciones en BBVA, a cambio de rebajar su sobreponderación en compañías cíclicas, que ahora infrapondera ligeramente. La beta de la cartera es del 0,93.

En el caso del BGF Euro-Markets, Alice Gaskell y Andreas Zoellinger han elevado la sobreponderación en consumo cíclico, recogiendo parcialmente beneficios en compañías automovilísticas como Continental o Volkswagen, pero añadiendo otras, como medios de comunicación y empresas de consumo minorista. Han reducido su sobreponderación en el sector financiero, vendiendo Credit Agricole, reduciendo en Intesa SanPaolo y construyendo una nueva posición en ING. También deshicieron posiciones en Deutsche Annington, compañía inmobiliaria alemana, y Schneider Electric, incluyendo otras nuevas empresas industriales, como Bouygues y Dassault Aviation. Asimismo, redujeron su posición en el sector energético, vendiendo Total. A nivel sectorial, sus grandes apuestas frente al índice son telecos y entidades financieras; su principal infraponderación, consumo básico. En términos geográficos, la mayor sobreponderación frente al benchmark es Italia y la principal infraponderación España, cuyo peso en la cartera es del 1%.

En lo que respecta al Schroder ISF Euro Equity, su responsable, Martin Skanberg ha realizado durante el primer cuatrimestre algunos cambios que han modificado el posicionamiento de la cartera. Quizás el más importante se haya producido a nivel geográfico. Desde que comenzara el año, el gestor ha elevado en casi ocho puntos el peso de Alemania, hasta el 30% actual, lo que le convierte en el mercado con más peso en la cartera (en diciembre era Francia). También ha realizado cambios en el top 10, donde Intesa San Paolo ha dejado de ser la primera posición de la cartera. En su lugar irrumpe Sanofi, que en diciembre no aparecía en el top 10. De las diez mayores posiciones que Skanberg mantenía a cierre de 2014, en abril solo repiten tres. Al igual que el fondo de BlackRock, España es la principal infraponderación de la cartera, con un peso del 2,7%, frente al 11,4% del índice de referencia.

Benjamin Stone, gestor del MFS Meridian European Value, tiene una visión a largo plazo (5 años) y la rotación de su cartera es muy baja (el turnover a un año es de 10%). De hecho, durante el último año sólo añadió tres posiciones a la cartera. La tendencia es continuista independientemente del ciclo. El único cambio digno de mención es una ligera menor exposición al sector financiero en pos de otros sectores como el tecnológico (con la incorporación de Infineon Tech a la cartera) y de consumo (donde se añade Pernod Ricard). Stone sigue apostando por el sector consumo, el financiero, que actualmente representa la mayor ponderación relativa en la cartera, y el tecnológico, cuya apuesta se centra en compañías especializadas en software y en telecomunicaciones con ventajas competitivas únicas. Evitan focos de riesgo en utilities, donde percibe que la competencia es muy intensa, los niveles de deuda elevados y el entorno regulatorio difícil, así como materiales básicos, para esquivar la volatilidad en los precios de las materias primas.

Las estrategias de los fondos long/short

En lo que respecta al UBS (LUX) Equity SICAV – European Opportunity Unconstrained, fondo long/short de renta variable europea de UBS Global AM, la estructura de la cartera permanece relativamente igual, puesto que tanto Max Anderl como Jeremy Leung todavía ven valor en el sector sanitario y en el financiero. “En términos generales, estamos encontrando menos oportunidades de compra en el mercado, debido a que las valoraciones se están moviendo al alza. Observamos un limitado potencial alcista y riesgo a la baja en algunos nombres individuales en industrias cíclicas y también en el sector de la energía”, explican. En lo que respecta a los cambios introducidos en la cartera, han añadido posiciones en el sector de consumo básico, moviéndose de este modo hacia una posición más neutral. El nivel de beta ha permanecido prácticamente sin cambios y cercano a uno.

Otro producto long/short con gran aceptación entre los inversores españoles es el JPM Europe Equity Plus. Fiel a su filosofía, la estrategia de Michael Barakos se fundamenta en buscar tres cosas en una compañía: valoración, calidad y momentum. Tiene una exposición neta al mercado del 100%, estando 121% largo y 21% corto. A finales del primer trimestre, han elevado ligeramente sus posiciones en entidades financieras y farmacéuticas, al mismo tiempo que reducían su exposición a empresas de bienes de consumo y operadoras de telecomunicaciones. Actualmente, medios de comunicación, compañías automovilísticas y aseguradoras son los sectores que más sobrepondera en la cartera, frente a empresas de alimentación y energéticas, donde el gestor de J.P.Morgan AM mantiene una posición más infraponderada.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos