Cómo construir una cartera que siga generando income con baja correlación de activos: dos casos prácticos


En un entorno de volatilidad creciente y baja rentabilidad, resulta cada vez más necesario recurrir a la diversificación como un medio para proteger la cartera y al mismo tiempo poder generar alfa. Ahora bien, ¿cómo conseguir una cartera descorrelacionada que además genere un rendimiento atractivo? Los expertos de Deutsche AWM analizan en el informe “El reto de la rentabilidad” las correlaciones entre distintos activos durante el periodo marzo de 2007- junio de 2015 e indican que sí se han podido encontrar en estos años “interesantes oportunidades para la diversificación de la cartera utilizando distintas clases de activos de alto rendimiento”. Por ejemplo, destacan la correlación negativa o ligeramente positiva de los índices de renta fija corporativa europea y deuda soberana europea respecto a los índices de renta variable con alta rentabilidad por dividendo, entre índices de renta fija corporativa respecto a renta fija soberana o la baja correlación entre los índices de high yield respecto a los de renta variable de alto dividendo y deuda corporativa líquida (ver tabla adjunta). 

 RV Alto dividendoReal EstateDeuda soberana de la eurozonaRenta fija corporativa europeaHigh Yield EuropeoiTraxx EuropeInfraestructura
RV Alto dividendo100%78%0%1%49%54%68%
Real Estate78%100%4%-3%52%65%87%
Deuda soberana de la eurozona0%4%100%30%8%27%9%
Renta fija corporativa europea1%-3%30%100%37%-7%-5%
High Yield Europeo19%52%8%37%100%51%50%
iTraxx Europe54%65%27%-7%51%100%66%
Infraestructura68%87%9%-5%50%66%100%

Fuente: Deutsche AWM

A continuación, los expertos de la gestora aportan dos carteras modelo que pueden generar sendos retornos del 3% y el 4% según el perfil de riesgo del inversor... invirtiendo de forma pasiva. Así, lo que proponen son un juego de ponderaciones en distintos índices con baja correlación entre sí – aplicando la Teoría Moderna de Carteras de Markowitz- que se pueden replicar vía ETF y puede consultar en el gráfico adjunto. En el caso de la cartera defensiva, los niveles de volatilidad (tomando como referencia el periodo 2007- 2015) es del 5,3%, frente al 10,9% de la cartera más agresiva. 

La conclusión del estudio es que “aunque los tipos de interés y la rentabilidad por dividendo están en mínimos o cerca de mínimos históricos en muchos mercados, todavía hay algunas oportunidades de generación de rentas para los inversores que quieran tomar algo de riesgo adicional”. Con sendas carteras modelo, los expertos de Deutsche AWM pretenden demostrar que “aunque las oportunidades de recibir una renta superior implican inevitablemente un riesgo más elevado, este riesgo se puede mitigar gracias a un acercamiento cross- asset en la construcción de la cartera”. Así, sirviéndose de las bajas correlaciones históricas entre distintas clases de activos, se puede llegar a una cartera gestionada pasivamente que pueda ofrecer una rentabilidad similar a la de los depósitos de antaño. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos