Tags: Gestores | Latam |

¿Cómo batir al mercado estando permanentemente infrainvertido?


El objetivo del Sycomore Partners es generar rentabilidades superiores a las de la renta variable pero asumiendo un tercio de volatilidad. Lo que buscan los gestores de esta estrategia es batir al mercado, pero estando infrainvertidos. De media, el 50% de la cartera ha estado históricamente en liquidez y, sin embargo, ha conseguido generar una rentabilidad anualizada en los últimos tres años del 8%, batiendo en 5,5 puntos a la media de su categoría y en 1,2 puntos al índice de referencia. Esto le ha valido para ganarse las cinco estrellas Morningstar y la acreditación de fondo consistente Funds People. Pero… ¿cómo batir al mercado estando permanentemente infrainvertido? En una entrevista con Funds People, Emeric Préaubert, socio y gestor de Sycomore AM, lo explica. “Si bien es cierto que lo que más destaca de este fondo es cómo cambia la exposición neta al mercado en función del entorno, en realidad la rentabilidad viene por el stock picking”.

Sycomore Partners Fund es un fondo de bolsa europea flexible gestionado desde hace ocho años por Préaubert. La filosofía que sigue es puramente value. Teóricamente, para entrar a formar parte de su cartera una compañía debe cotizar con un descuento del 50% frente a su precio objetivo. “No es estricto, ya que a algunos sectores no se les puede exigir descuentos exagerados, como es el caso del farmacéutico. Además, si entra en cartera y el valor sube, el descuento al que cotizaba inicialmente se va reduciendo. Se trata de invertir en lo que verdaderamente conocemos en profundidad. Generalmente apostamos por una cartera concentrada, compuesta por entre 15 y 30 compañías. Los fondos que mejores resultados han cosechado no tienen más de 15 posiciones. Somos agnósticos frente al índice. No hay obligación de tener small, mid o large caps. El peso de la compañía en cartera depende del mayor o menor descuento al que cotice”.

Parten de un universo invertible de 600 valores, que van filtrando en función de cuatro parámetros: potencial alcista, análisis cuantitativo, liquidez y confianza en la empresa. Una herramienta clave es Sycovalo, la plataforma de la entidad a través de la cual recogen multitud de datos que los gestores consideran de interés sobre la vida de la compañía (estados financieros, rating de la empresa en relación con sus empleados, ratios cualitativos…). “Eso te permite que todos los gestores estudien la compañía siguiendo un mismo modelo, por lo que independientemente de quién haya realizado el análisis, la conclusión sería la misma. Es un proceso que tenemos muy definido, que aplicamos para todas las compañías que estamos siguiendo. En el análisis cualitativo, por ejemplo, le damos a cada valor un rating, que va desde A+ a C-. Se analiza cada empresa desde distintos niveles y sólo invertimos en aquellas con calificación B o superior”.

En caso de que dos empresas tuvieran el mismo potencial alcista y rating, favorecerían a la acción más líquida. Una de las claves del proceso es el profundo conocimiento de las empresas que tienen en el radar, para lo cual el propio gestor realiza un trabajo de campo muy importante. “Vamos a los establecimientos para conocer cuál es la opinión de los clientes sobre el producto que comercializa la compañía, las razones por las que usan ese y no otro... Muchos gestores ponen el foco en los balances, las cuentas de resultados, las ratios… Nosotros también. Pero hay cuestiones que no descubres a través de los números. Queremos que el consejero delegado nos explique objetivos, estrategia, técnicas que utilizan para motivar a sus empleados… Pero también hablar con el jefe de producción. Si no te dan acceso a él es una mala señal. Se trata de hablar con los proveedores, los clientes, averiguar cuál es el ambiente social… Esto supone más trabajo que analizar una cuenta de resultados, pero te permite conocer la compañía con un mayor nivel de detalle”.

Para realizar este trabajo, en Sycomore están suscritos a una red de expertos que permite el acceso a profesionales de cualquier sector, desde ex secretarios de Estado hasta ex empleados de la compañía. “La visión de un ex empleado puede ser muy diferente de la del consejero delegado y es importante conocerla para poder valorarla”. El resultado es una cartera en la que aparecen posiciones estratégicas, que llevan casi desde el inicio en el fondo, y otras ideas más oportunistas. En febrero, por ejemplo, compraron bancos franceses. “El sector bancario no suele formar parte del fondo, ya que son entidades poco predecibles y difíciles de entender pero, en este caso, algunos valores cotizaban a precios ridículos, como BNP Paribas, que lo hacía a 0,4 veces su valor en libros. Era una oportunidad obvia”. Cuando el gestor aumenta la exposición neta, incrementa el número de valores en cartera. Cuando no encuentra oportunidades por valoración, los reduce.

“Lo normal es que el nivel de exposición se establezca en función a las expectativas del mercado. Nosotros no tenemos visión de mercado. Incrementamos la exposición neta cuando encontramos oportunidades y la reducimos en caso contrario. Esto, al final, se traduce en comprar cuando los mercados han caído y vender cuando han subido. El 24 de agosto, tras la corrección del verano, la exposición neta llegó a estar en el 70%. En enero era del 30% y actualmente es del 42%. La clave está en ser pacientes y no dejarse llevar por la tendencia del mercado, siendo disciplinados a la hora de comprar y vender. Un gestor de renta variable, por lo general, cuando encuentra una idea tiene que vender antes una acción de su cartera. Eso lleva un tiempo y, además, es posible que la que venda cuando esté cayendo. En nuestro caso, cuando encontramos buenas oportunidades, utilizamos la liquidez para comprar automáticamente”.

Otro de los rasgos idiosincrásicos de Sycomore Partners es que el fondo cobra una comisión del 1% que solo se aplica sobre la parte invertida de la cartera. “De este modo, el inversor no paga por la liquidez”. También tiene una comisión de éxito, que es del 20% sobre el exceso de rentabilidad de Eonia + 3%. “Sin high water mark el gestor podría arriesgar con la exposición neta. De esta forma se desincentiva a tomar ese riesgo”.

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos