Claves sobre la propuesta hedge de IAM


El goteo de hedge funds y en general de boutiques especializadas en gestión alternativa se consolida más como tendencia de inversión en España. A nombres como Jabre Capital Partners, Aventicum o Visium, también recién llegadas, se les ha de sumar el de IAM, acrónimo de International Asset Managment. En este caso, se trata concretamente de uno de los fondos de hedge funds más veteranos de la industria, una firma que cuenta con un track record de 26 años propiciado por un equipo de gestores sénior que han trabajado para la compañía desde 1989, contribuyendo a la construcción de un sólido proceso de inversión. 

La firma presume de contar con un enfoque disciplinado y sistemático, no sólo para invertir sino también para controlar los riesgos inherentes gracias a los profundos conocimientos de sus gestores, obtenidos a través de “sus contactos en la industria y un robusto análisis cuantitativo”, indican desde la firma. El compromiso de IAM es la selección de carteras de hedge funds, sin el lanzamiento de ningún producto propio para mantenerse al margen de conflictos de interés (actualmente la firma cuenta con 96 gestores autorizados). También actúa como plataforma para gestores de fondos hedge que quieren adaptar su producto al formato UCITS. El último producto incluido en la plataforma es el fondo long/short Incline Global. 

IAM fue fundada por Alan Djanogly, Tony Forward y Albert Fuss, con su primera sede constituida en Londres. Su primera estrategia fue un fondo de renta variable long/short, lanzado en 1995. La compañía ha sido independiente a lo largo de toda su historia salvo durante dos años: fue adquirida en 2006 por ABN AMRO Asset Management y recuperó su independencia en 2008. La compañía tuvo una oficina española que operó entre 2010 y 2013 bajo la tutela de Mariví Lorente con el objetivo de ampliar la base de clientes de IAM en el sur de Europa. Lorente sigue desempleando estas funciones desde Londres.

El Incline Global es el primer fondo individual de la compañía, que ha registrado recientemente en CNMV su sicav irlandesa IAM Investments ICAV. El fondo sigue una estrategia de renta variable long/ short global pero que pone énfasis en la renta variable estadounidense. La selección de posiciones largas sigue un proceso de análisis en tres fases. En primer lugar, se toman posiciones largas en compañías que presentan factores seculares de crecimiento, cuyas acciones cotizan sin embargo a un precio razonable, y que cuentan con equipos directivos de alta calidad y con un historial sólido de generación de valor para los accionistas. Las posiciones largas suelen tener un horizonte de inversión entre 12 y 24 meses. 

En cambio, las posiciones cortas tienen como objetivo los sectores y/o compañías que estén afrontando dificultades y su carácter es mucho más oportunista, con una duración media entre tres y doce meses. Desde la firma indican que los cortos "proporcionan la oportunidad de posicionar la cartera defensivamente y beneficiarse de ciertos eventos". La exposición neta del fondo suele oscilar entre el 40% y el 80%. 

 

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos