Claves para implementar una visión contrarian en el entorno actual del mercado


¿Qué se entiende por invertir de forma activa con un enfoque contraria? “Consiste en explotar las fluctuaciones en la cotización para vender o reducir la posición si la valoración es excesiva y en comprar o incrementar una posición cuando la valoración es atractiva” resume Guy Wagner, director de inversiones de BLI. Estas operaciones que parecen tan lógicas y sencillas requieren pagar un peaje si se quiere conseguir retornos por encima de la media, y se trata de que “el inversor necesita estar preparado para actuar anticíclicamente”, añade el experto.

¿Cómo conseguirlo? Una de las formas que propone Wagner, es “buscar compañías cuya cotización haya caído sustancialmente, analizar las razones de la caída y formar tu propia opinión sobre la validez de esas razones y si es probable que persistan”. Pone un ejemplo actual, el desplome de las bolsas chinas: “La reciente derrota del mercado chino arrastró a un número de compañías asiáticas de buena calidad cuyas cotizaciones actuales ofrecen una oportunidad atractiva para el inversor de largo plazo”. 

El director de inversiones relata que el equipo de BLI ha utilizado recientemente este acercamiento para beneficiarse de las fluctuaciones del mercado como las que han provocado Grecia y China, aunque también comenta que “también aparecieron oportunidades en los sectores de energía y tecnología”. “Por tanto hemos tomado beneficios en un número de posiciones cuya cotización ha subido bastante e invertido las ganancias en estos sectores actualmente fuera del favor de los inversores”, resume Wagner. El experto subraya que, con esta estrategia, “reducimos el perfil de riesgo de nuestros fondos sin ningún ajuste fundamental en su asignación de activos”. 

Otro de los consejos para ser un buen contrarian este verano y siempre es, como recuerda el director de inversiones, que “por definición la inversión contrarian requiere un horizonte de inversión de largo plazo”, ya que bajo su punto de vista “implica comprar compañías cuya valoración es atractiva porque a la mayoría de inversores no les gusta en cierto momento”. Según Wagner, “sería ingenuo pensar que estos inversores cambian de opinión tan pronto como cuando compramos. Al contrario, la cotización de estas compañías con frecuencia continuará cayendo algún tiempo, afectando negativamente a nuestra rentabilidad pero dándonos la oportunidad de incrementar nuestra posición”. 

Por tanto, concluye el representante de BLI, “el destino de un inversor contrarian es llegar muy pronto (tanto para comprar como para vender)”. “Comprar en momentos de caída generalmente no te hace sentir bien, pero es el sacrificio requerido para conseguir retornos por encima de la media”, añade. Wagner se despide con un sencillo consejo: “Las cosas buenas llevan su tiempo”. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos