Tags: Latam |

Claves de la tributación de los fondos en Brasil


Lo primero que debe tener en cuenta el inversor extranjero es que su tributación es diferente a la del local. El extranjero solo tributa el 15% en el momento en el que decide retirar su dinero, independientemente del fondo y del plazo. Es decir, que su tributación es más favorable que la del inversor brasileño, que llega a pagar hasta un 22,5% sobre el Impuesto de Renta.

Sin embargo, el inversor extranjero en Brasil se topa con otro impuesto considerado altísimo: el Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF). “La principal dificultad para un inversor extranjero al llegar a Brasil es el IOF, otro impuesto que tributa un 6% en las inversiones de renta fija”, explica Lavinia Junqueira, socia del bufete. “El extranjero busca formas alternativas para que su apuesta no sea tan cara y acaba constituyendo una persona jurídica local que será quien se haga cargo de la inversión, reduciendo el pago de ese impuesto hasta un 0,38%”.

El inversor extranjero, que quiera rebajar sus impuestos, tiene la posibilidad de invertir en fondos de renta fija de debentures de sectores específicos (infraestructura, comunicación, tecnología…) donde la tributación es del 0%.

El comecotas, tributar aun sin beneficios

Para el inversor que viene de fuera, comprobar cada seis meses que el Fisco se ha cobrado sus intereses correspondientes aun sin que el interesado haya retirado capital de su fondo abierto, supone uno de los primeros encontronazos con el país.

El comecotas, establecido en 1998, funciona así: El último día útil de mayo y noviembre se simula la retirada del inversor del fondo y se calcula el rendimiento que obtendría. El impuesto se paga a través de la disminución de las participaciones que el inversor tiene en el fondo. Es decir, se tributa como si hubiese habido una retirada de capital con la intención de pagar el Impuesto de Renta. El valor de la participación no se altera, pero sí el número de participaciones que el inversor posee.

“Precisamente cuando un fondo es abierto, donde el inversor puede comprar y vender en el momento que quiera, se le presupone un rendimiento diario. El Gobierno comprobó que había mucho dinero en esos fondos y decidió que, ya que se podía retirar e invertir dinero en cualquier momento, si no se hacía era porque no se quería, ya que el dinero siempre estaba disponible para el inversor. El Fisco entiende que ese rendimiento que acumula el fondo puede tributar incluso antes de que se produzca una retirada de capital”, aclara Junqueira. “En base a ese supuesto, el Fisco tributa cada seis meses sobre los intereses del fondo, que se computan calculando la diferencia entre el valor al que compró la participación y el valor que tiene en el momento de tributar. Sobre ese rendimiento se paga un 15%”.

La buena noticia para los fondos exclusivamente extranjeros, es que están fuera de este sistema de tributación.

Dos consejos para los inversores

Lo primero que tiene que saber el inversor es si está domiciliado en un paraíso fiscal, porque entonces su dinero tendrá que provenir de otro fondo o de otra persona que no esté en un paraíso fiscal. “Aconsejo que en este momento estudien la inversiones en renta variable, que son básicamente acciones. En ese caso la tributación del IOF es del 0% y pueden aprovecharse de las oportunidades del mercado. El segundo consejo es que se invierta directamente en la bolsa y no en fondos, donde no se paga Impuesto de Renta”, detalla la abogada.

“Si ya tiene recursos en el país y quiere invertir en renta fija, la mejor alternativa es crear un fondo propio exclusivo que tributará con un 15%. Si no tiene aún inversiones en Brasil tendrá que pagar el 6% de IOF y la inversión ya no es tan interesante".

¿Como tributan los fondos en Brasil?

El cobro del Impuesto de Renda (IR) que se aplica a los fondos de inversiones en Brasil sigue una tributación regresiva. Es decir, cuanto más tiempo se mantiene la inversión, menor tiende a ser el impuesto a pagar. A efectos de tributación, los fondos se clasifican en categorías de corto y largo plazo. Ambos tributan un 22,5% hasta el sexto mes, es solo a partir de entonces cuando se diferencian.

FONDOS A CORTO PLAZO

Se consideran fondos a corto plazo aquellos cuya cartera tenga títulos con plazos inferiores a 365 días.

• Hasta 180 días la cuota del Impuesto de Renta aplicable es del 22,5%.

• Por encima de los 180 días el impuesto se rebaja al 20%.

FONDOS A LARGO PLAZO

Los fondos de inversión a largo plazo representan la mayoría de los fondos que están en el mercado de Brasil y son aquellos cuya cartera de títulos tiene un plazo medio o superior a 365 días.

Según del plazo de la inversión, la llamada “aliquota” (porcentaje) varía de la siguiente manera:

• Hasta 180 días: 22,50%

• De 181 a 360 días: 20%

• De 361 a 720 días: 17,5%

• Por encima de 720 días: 15%

FONDOS DE ACCIONES

Solo este tipo de fondos tienen su propia tributación del 15% independientemente del plazo. Se cobra sobre el rendimiento bruto del fondo en el momento de la retirada del dinero.

Los fondos de acciones tienen la tributación más baja desde el comienzo, pero no privilegian a quien mantiene su dinero durante largos periodos de tiempo.

Lo más leído

Próximos eventos