Tags: Latam |

China A-shares - ¡Más cerca que nunca!


Estamos a la espera del anuncio de la fecha exacta del lanzamiento del Shanghai/Hong Kong Stock Connect que debería arrancar antes de final de octubre. Stock Connect, que permitirá un acceso bilateral entre la bolsa de Hong Kong y la bolsa de Shanghai, es revolucionario en muchos sentidos: 1º es una conexión bilateral que permitirá, tanto a los inversores chinos invertir en la bolsa de Hong Kong (Southbound) como a los inversores internacionales invertir en la bolsa de Shanghai (Northbound); 2º por primera vez, los inversores internacionales podrán invertir en la bolsa de Shanghai sin autorización previa de las autoridades chinas, por contra a los programas QFII y RQFII; 3º Stock Connect permitirá acceder a la bolsa de Shanghai, no solo a todos los inversores institucionales, sino también a los minoristas y los inversores alternativos; y 4º para los inversores internacionales, el acceso se hará desde Hong Kong via la bolsa de Hong Kong y según la regulación de Hong Kong en cuanto al acceso.
 
China es ya la economía más grande del mundo en términos de poder adquisitivo y la segunda en términos de PIB, pero también es el primer país exportador y, a la vez, el segundo importador más grande del mundo. Es un mercado de 1.300 millones de habitantes con una clase media que crece a toda velocidad, y un potencial económico enorme para sus empresas locales. No es extraño, por tanto, el interés de muchos inversores por China, lo que resalta aún más el atractivo de Stock Connect ya que simplificará el acceso al mercado chino. Entendemos también que los mayores proveedores de servicios, tanto de contratación, los brokers, como los de post-contratación, agentes de compensación y custodios, se estén dando prisa para poder ofrecer el mejor soporte para subirse al tren de Stock Connect (llamado el “Through Train”). Como muchos de estos actores comentan, es demasiado grande para ignorarlo.
 
Dicho esto, Stock Connect llega con sus retos. Las A-shares compradas vía Stock Connect seguirán la mecánica de contratación y compensación aplicables en China. China es un “no fail market” donde el bróker está obligado a tener los títulos a disposición antes de poder instruir una venta, lo que da como resultado la necesidad de los inversores europeos de transferir los títulos a vender el día antes de la venta, dado que la última ventana para posicionar los títulos es la de las 7:15 a las 7:45 hora de Hong Kong. China es un mercado que funciona con T+0 para títulos y T+1 para cash. La divisa para compensar será el “off-shore” Renminbi (CNH). También, Stock Connect estará sometido a un sistema de cuota para el mercado entero en base a “first in, first served”. Tampoco estará permitido comprar y vender el mismo día. Son algunas de las especificaciones de Stock Connect con las que los inversores tendrán que contar.
 
Todo esto hace que sea el momento en que los proveedores de servicios tienen que demostrar el ingenio suficiente para ofrecer soluciones que minimicen o hagan desaparecer las dificultades resultantes del modelo de funcionamiento de Stock Connect. 
 
El reto más grande es el tema de la transferencia de las posiciones al Broker antes de vender, y prácticamente en T-1 para los europeos. Ello da lugar a un riesgo “overnight” con el bróker, algo que algunos reguladores no permiten para los fondos, y de toda manera algo impensable para la mayoría de los responsables de riesgos. De allí surgió el ahora llamado Modelo C que algunos proveedores de servicio como Citi proponen. 
 
El Modelo C requiere que el agente compensador del bróker y el custodio del inversor sean la misma entidad jurídica, lo que garantiza que las posiciones del inversor estén automáticamente a disposición para la venta. De esta manera, el bróker cumple con su obligación de garantizar la disponibilidad de los títulos antes de mandar la venta al mercado. El Modelo C permite también al inversor reaccionar a información de mercado y si fuera necesario vender su posición el mismo día. Algo que el modelo tradicional seguido por la mayoría de los inversores no permite.
 
Es también importante que el Modelo C permita a los inversores trabajar con distintos brokers, ya que el inversor institucional no quiere consolidar su actividad con un único bróker. Los brokers capaces de garantizar el modelo C a sus inversores tendrán una ventaja competitiva evidente. Ese punto debería impactar directamente en cómo trabajan los brokers: bien como self clearer o bien utilizando una entidad compensadora capaz de ofrecer el Modelo C.
 
El Modelo C no requiere que el inversor cambie de custodio global si no puede o no lo quiere hacer. Es suficiente que pida a su custodio global abrir una relación de sub-custodia con el proveedor del Modelo C. Los custodios globales que podrán garantizar el modelo C, o porque son ellos mismos el agente compensador de distintos brokers, o porque han elegido trabajar con un sub-custodio que es también agente compensador de distintos brokers, tendrán una ventaja competitiva clara.
 
Es por ello que, según nuestra opinión, Stock Connect obliga a la cadena de valor entera a reconsiderar su modelo de trabajo. Algo que muchos actores se acaban de dar cuenta sólo ahora, mientras que otros ya empezaron a verlo hace tiempo. 
 
La expectativa general es que Stock Connect sea un éxito, lo que explica que muchas instituciones, particularmente los inversores institucionales y sus proveedores, se hayan lanzado a fondo en los desarrollos necesarios para poder arrancar el día uno de su lanzamiento.
 
Todavía nos falta la fecha exacta de lanzamiento, pero muy pronto sabremos si Stock Connect tendrá el éxito que esperan las autoridades.

Lo más leído

Próximos eventos