Cazadores de income: el método de Fidelity para determinar dónde buscar rentas con un nivel adecuado de riesgo


En 2009 se generó un gran movimiento alcista que aún no ha cesado, y que con el paso del tiempo ha llevado a las gestoras a constatar que vivimos actualmente en la era de los cazadores de rentas. Ahora bien, un panorama económico cada vez más complejo han planteado desafíos para aquellos que buscan una rentabilidad sostenible en el tiempo. Andy Howse, responsable de renta fija institucional de Fidelity Internacional, efectúa cuatro observaciones en torno a las cuales estructura su discurso. 

En primer lugar, considera que la situación de los tipos de interés seguirá siendo un condicionante para la rentabilidad. Sin embargo declara que no espera que “los tipos suban mucho ni muy rápido en el corto plazo, por lo que prevalecerá la búsqueda de rentabilidad”. En segundo lugar, indica que precisamente por la búsqueda de rendimientos que ya protagonizaron los inversores el año pasado se han agotado muchos de los nichos tradicionales: “Aún quedan algunos nichos atractivos de rentabilidad, pero también conllevan más riesgo”, resume. En tercer lugar, recuerda a los inversores “que existen varias formas de obtener rentas, más allá de centrarse en acciones que pagan dividendos”. La cuarta observación es más bien un consejo: “Estar diversificado va a ser absolutamente clave”. 

Howse profundiza en la cuestión sobre los tipos de interés, pues en su opinión plantea el desafío clave para la búsqueda de rentas este año: cómo encontrar un nivel adecuado de rentabilidad con un nivel adecuado de riesgo. También intervienen fuerzas poderosas que el inversor no está capacitado para controlar, como por ejemplo la relación entre la inflación y el petróleo en Europa, que puede condicionar las políticas del BCE: “A no ser que el petróleo regrese a los 60 dólares por barril, será muy difícil que el BCE cumpla con su objetivo del 2% de inflación. Esto va a suponer probablemente nuevas medidas cuantitativas, lo que producirá un repunte de la rentabilidad de la deuda soberana”, detalla. La conclusión obvia para el experto es que los inversores no deberán esperar de la renta fija, al menos de la soberana, los mismos rendimientos del pasado. Howse se muestra más tranquilo en lo concerniente a la Reserva Federal: “El ciclo de subida de tipos de la Fed será anormalmente superficial y terminará en un nivel más bajo que en ciclos anteriores”. 

Dónde conseguir rentas según el perfil inversor

Howse plantea tres supuestos de inversión basados en las preocupaciones de sus clientes. En primer lugar, están aquellos que quieren rentas, pero que también quieren certidumbre y dormir tranquilos de noche. A este grupo les sigue recomendando invertir en renta fija, pero en soluciones que prometan baja volatilidad, una generación estable de income y con una beta baja respecto a la renta variable. 

Dentro del universo de renta fija, Howse defiende que el activo que parece más atractivo en estos momentos es la deuda corporativa europea. De la deuda con grado de inversión resalta que ofrece una prima de riesgo de hasta el 1% frente a la renta fija soberana, porque permite una buena diversificación y porque goza del apoyo del BCE. En cuanto al high yield, destaca su mayor calidad crediticia (más ratings BB y menos CCC), su baja exposición al sector de la energía (3% frente al 16% de EE.UU.) y, en cambio, su alta exposición a finanzas (20%), que consideran favorable dado que esperan que los bancos europeos dediquen al menos otros tres años a reparar sus balances. 

En segundo lugar están los inversores que quieren rentas, pero también quieren divesificar sus fuentes de riesgo. A este grupo Howse recomienda los fondos multiactivos con enfoque de generación de rentas, porque aportan diversificación, una gestión flexible a lo largo del ciclo y porque generan rentas y además ayudan a la preservación del capital. Además de activos tradicionales como renta fija y renta variable, el experto también indica que las soluciones multiactivos que deben buscar los inversores también pueden incorporar un mix de efectivo, real estate y alternativos. 

El tercer grupo de inversores está compuesto por aquellos que quieren rentas, pero también quieren crecimiento. Éste es el grupo al que Howse aconseja buscar acciones que paguen dividendos: ofrecen volatilidad, pero crecimiento del capital, una renta estable pero creciente a lo largo del tiempo y protección contra la inflación. Howse considera que es un enfoque con mucho sentido, pero que los inversores deben centrarse en la búsqueda de compañías con la etiqueta “aristócratas del dividendo”: capaces de hacer crecer de forma sostenible y constante sus dividendos una vez al año durante al menos diez años y con rentabilidades no excesivamente elevadas, pues pueden ser signo de estrés o de presencia en sectores defensivos expuestos al riesgo regulatorio. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos