Bonos de alto rendimiento: combinando liquidez y rendimientos atractivos


El entorno continuará siendo positivo durante el segundo semestre de este año para el mercado de bonos de alto rendimiento por las siguientes razones. En primer lugar, el carry registrado por la deuda highyield sigue siendo interesante y continuará atrayendo flujos. Además, sin recesión a la vista, las tasas de morosidad se mantendrán bajas en 2015 y también en 2016. Y, por último, los balances se mantienen sólidos y la liquidez está bien gestionada. 
Cabe señalar que los bonos de alto rendimiento aseguran la financiación de los principales actores económicos, en especial de las compañías, y las empresas que llevan a cabo estas emisiones son a menudo más sensibles al ciclo económico. Esto se debe a que son activas en un sector más competitivo o porque tienen una deuda mayor que las empresas con calificación grado de inversión. Pero esperamos que el crecimiento en Europa continúe en los próximos trimestres y esto aseguraría que la volatilidad de los diferenciales se mantendría contenida. 

No obstante, el movimiento reciente de los tipos no debe ser visto negativamente. Esto es parte de la normalización, que sin duda provocará algunos picos de volatilidad. Los inversores deberían de estar preparados para vivir en un entorno diferente al que estaban acostumbrados. Los bonos de alto rendimiento a corto plazo están bien posicionados para ser bastante más inmunes a los grandes movimientos de los tipos, que deberían afectar más al segmento de la curva de entre 5 y 10 años.

Es cierto que las compañías de alto rendimiento tienen un mayor riesgo de impago, que se debería compensar a los inversores en forma de prima de riesgo. Esta prima es actualmente del 3,6% respecto a los bonos soberanos. En nuestra opinión, es suficiente para cubrir el riesgo de impago. En el pasado, pocas compañías han incurrido en un default en Europa, no en vano, la tasa de impago en el Viejo Continente durante los últimos tres años ha estado por debajo del 1% anual. Y para el futuro próximo mantenemos nuestro optimismo. Además, la corrección experimentada en mayo y junio ha hecho más atractiva la prima de riesgo de crédito en el mercado de alto rendimiento y no esperamos un estrechamiento masivo de los diferenciales desde los niveles actuales. Creemos que la prima de riesgo de crédito ha alcanzado un nuevo equilibrio y que se estabilizará alrededor de estos niveles. Asimismo, las probabilidades de una destrucción de valor sin recesión a la vista son bastante limitadas. Por lo tanto, esperamos que el principal motor de la rentabilidad durante el segundo semestre de este año venga del lado de los ingresos, es decir, el cupón recibido de los bonos.

Además, del mercado de alto rendimiento se dice a menudo que es una clase de activo “híbrido” que está a medio camino entre los tipos y el mercado de renta variable. La correlación con el bono alemán es ligeramente negativa, mientras que la correlación con la bolsa es positiva (cercana al 50%). Esta clase de activos parece reaccionar positivamente a cualquier sorpresa en el crecimiento y en ese contexto supone una buena protección contra el aumento de los tipos soberanos. 

Por tanto, los bonos de alto rendimiento todavía ofrecen perspectivas atractivas, pero la clave está en la selección. Un fondo diversificado gestionado por especialistas en la materia es la mejor manera de beneficiarse de esas elevadas rentabilidades. Petercam cuenta con varias opciones, para los distintos perfiles de inversión. Petercam L Bonds EUR High Yield Short Term es un fondo que invierte en deuda de alto rendimiento, sin restricciones sectoriales ni geográficas, con un vencimiento residual inferior a cuatro años en el momento de su adquisición. Tiene una volatilidad muy baja, con un sesgo defensivo, que trata de preservar el capital, y que no ha registrado ningún impago en su cartera desde su lanzamiento en 2010.  

Si lo que se pretende es aprovechar las oportunidades en bonos más largos está el Petercam L Bonds EUR Corporate High Yield. Fondo que invierte en papel global de alto rendimiento en euros con una duración modificada de 4,27%. Está pensado para inversores que quieran aprovechar el potencial de la deuda corporativa, excluyendo la del sector financiero. O si se prefiere aprovechar todas las divisas en High Yield, incluyendo las regiones emergentes una opción es Petercam L Bonds HigherYield, un fondo multiestrategia total return pionero en el universo de high yield global, con sesgo hacia emisores europeos. Lanzado hace 15 años, captura la prima de riesgo sobre bonos soberanos en periodos largos, con inferior volatilidad. Su estrategia se basa en una gestión activa diversificada, un buen análisis de crédito y una estrecha relación con el equipo analista de crédito, que añadido a un análisis macroeconómico, permite hacer una mejor selección y diversificación de los activos y divisas globales. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos