BlackRock: ideas de inversión de la mayor gestora del mundo para 2016


La marea global de ‘dinero fácil’ que ha impulsado las valoraciones durante los últimos años ya ha alcanzado su punto álgido, por lo que el ciclo empresarial será determinante para que los activos de riesgo sigan registrando ganancias el próximo año, según las perspectivas de inversión para 2016 del BlackRock Investment Institute. El documento de perspectivas, titulado Cycles Out of Sync, desgrana la visión sobre la economía y los mercados internacionales del BlackRock Investment Institute (BII) para 2016 y analiza las posibles implicaciones para las rentabilidades de las inversiones y las decisiones de asignación de activos. En general, recomiendan a los inversores prestar mucha más atención en 2016 al ciclo empresarial, crediticio y de valoraciones, en un momento en el que el impacto del ciclo de política monetaria se está disipando.

Dado que las valoraciones ya no están baratas y los márgenes de beneficios empresariales se ven presionados en muchos mercados, el crecimiento económico es necesario para que los ingresos aumenten. “Esperamos una subida de precios escasa o nula en la renta fija y leves ganancias en la mayoría de las bolsas en 2016”, apuntan. La cautela será determinante en 2016, ya que los ciclos parecen estar desincronizados actualmente. En concreto, las valoraciones parecen haberse despegado del ciclo empresarial en muchos mercados, especialmente en EE.UU. “En esencia, hemos estado tomando prestadas rentabilidades del futuro”, señalan. “Las perspectivas se complican aún más si tenemos en cuenta que las tendencias a largo plazo, como el envejecimiento de la población, los elevados niveles de deuda y los cambios tecnológicos, se están solapando con los ciclos a corto plazo; eso significa que las elevadas tasas de crecimiento del pasado podrían no volver”.

Mercados bursátiles sin fuelle

La mayor parte de las bolsas se han quedado sin fuelle en 2015, señala el BII, ya que la expansión de los múltiplos (aumentos del PER) y los dividendos han ocultado ‘pecados’ como el estancamiento o el descenso de los beneficios. “La pregunta de cara a 2016 es si los mercados pueden sostenerse por sí mismos, ahora que las condiciones financieras internacionales son ligeramente más restrictivas”, afirma Russ Koesterich, director global de estrategia de inversión del BlackRock Investment Institute. “Si las empresas quieren aumentar sus beneficios, es vital que los ingresos vuelvan a crecer, especialmente en los mercados donde las valoraciones son elevadas”.

En opinión de la firma, los efectos de las fluctuaciones del dólar estadounidense y los precios del petróleo serán determinantes el próximo año. “Los avances del dólar intensificarían las presiones sobre los precios de las materias primas, las divisas emergentes y los beneficios de las empresas estadounidenses, a las que restarían competitividad en sus exportaciones. La caída del crudo ha presionado a la baja las expectativas de inflación a largo plazo y podría animar a algunos bancos centrales a pisar más a fondo el acelerador monetario”.

Atentos a la volatilidad, cambios en las dinámicas

La volatilidad ha amainado desde los máximos que se registraron durante la oleada de ventas masivas en las bolsas mundiales y buena parte de las clases de activos se mueven actualmente en torno a las medianas de volatilidad de los últimos veinte años. Sin embargo, la volatilidad podría aumentar de nuevo, alertan. “En el lado positivo, vemos pocas áreas donde se esté dando una efervescencia real —señala Koesterich—. Incluso aunque no se produzcan convulsiones, es probable que la volatilidad aumente”. Koesterich considera que los inversores también deben estar muy atentos a las variaciones en las dinámicas del mercado, es decir, los periodos en los que el liderazgo del mercado cambia de forma brusca. “La exposición a compañías de calidad, como empresas consolidadas de tecnología y salud, ha demostrado ser un contrapeso eficaz en periodos de mayor vulnerabilidad”, explica.

Ideas de inversión para 2016

Las recomendaciones del BlackRock Investment Institute de cara a 2016 son muy claras. Prefieren la renta variable a la renta fija, especialmente los valores europeos y japoneses. “Muchas acciones estadounidenses cotizan a sus precios objetivo. En general, esperamos unas rentabilidades más bajas que en los años posteriores a la crisis”. Ven un potencial de revalorización escaso o nulo en la renta fija. “Determinados bonos de alto rendimiento, bonos con calificación grado de inversión y deuda emergente en divisa fuerte son atractivos frente a la deuda pública. Dentro de las inversiones alternativas, se decantan por activos tangibles y estrategias neutrales al mercado. “Algunos ejemplos son los inmuebles terciarios estadounidenses en ciudades prime, los proyectos de infraestructuras en electricidad y transporte, y estrategias long/short en renta variable y deuda corporativa”.

Archivos adjuntos

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos