BlackRock: dos motivaciones que explican la demanda de deuda con rentabilidades al 0%


El Tesoro de EE.UU. colocó letras a tres meses a tipo cero por primera vez en la historia en una subasta celebrada el pasado 5 de octubre. Además, la demanda de bonos fue la mayor registrada desde el pasado mes de junio. Ahora bien, ¿qué motivación puede tener un inversor de renta fija para comprar deuda a tipo cero? También se lo pregunta Matthew Tucker, responsable de la estrategia de renta fija de iShares Americas. “En principio, una letra del Tesoro a rentabilidad cero no parece atractiva. Sin embargo, es importante tener en mente que inversores diferentes compran bonos por diferentes razones”, reflexiona. 

El experto de BlackRock pone el siguiente ejemplo para ilustrar la información anterior: “Si lo que buscas son rentas de tu inversión en renta fija, entonces por supuesto que no querrías comprar algo que tenga una rentabilidad del cero por ciento. Pero si eres un inversor que busca letras del tesoro porque quieres un lugar seguro donde aparcar tu efectivo, reducir potencialmente el riesgo de la cartera o porque necesites comprar algo, y entonces la rentabilidad cero podría ser el camino a seguir”. 

¿A qué se refiere Tucker cuando habla de “comprar algo”? Pone como ejemplo a los fondos monetarios: como sólo pueden invertir en deuda de corta duración, están obligados a comprar esta clase de activo aunque caiga su rentabilidad al límite cero. En todo caso, la conclusión del responsable es fatalista para esta clase de inversiones: “En el entorno actual, los tipos cero es la tasa hacia la que se dirigen las letras del Tesoro de EE.UU., tanto si se han comprado en una subasta o en el mercado secundario”. 

El experto también aporta ejemplos relativos a la búsqueda de seguridad vía inversiones en renta fija: “Una institución como un legado o un fondo de pensiones puede tener la mayor parte de su cartera en activos de riesgo como acciones y una porción en letras del Tesoro para rebajar el riesgo de la cartera. Para un inversor que está buscando seguridad, la rentabilidad de una letra no es tan importante. La mayor parte de su retorno va a venir de sus inversiones en renta variable. Tener letras en cartera no es para generar rentabilidad, sino para equilibrar el riesgo procedente de  las posiciones más arriesgadas en renta variable”. Para Tucker, “la realidad es que incluso una letra que rindiera un 1% no tendría un gran impacto en el retorno generado por la cartera en su conjunto”. 

Para el responsable, el rumbo de la deuda soberana estadounidense de aquí en adelante puede empeorar, ya que después de la susodicha subasta de letras a tipos cero, el Tesoro de EE.UU. celebró otra subasta que podría haber terminado con deuda a tipos negativos. “Las normas del Departamento del Tesoro no permite que se subasten letras a tipos negativos, por lo que se redondeó a cero. Otros mercados no tienen reglas similares”, explica Tucker. Pone como ejemplo el caso de Suiza, cuya deuda está cotizando a tipos negativos, incluso los bonos a diez años.  

La visión de Tucker es que la Reserva Federal no subirá los tipos de interés hasta el 2016, “lo que significa que las letras cerca del cero por ciento seguirán con nosotros un poco más de tiempo”. En este contexto, su consejo es que los inversores “piensen cuidadosamente para qué es su inversión en renta fija”. “Si es para generar rentas, entonces los tipos ceros no jugarán un gran papel. Pero si buscas renta fija para reducir el riesgo en cartera entonces incluso los tipos cero pueden interesarte”, concluye. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos