Tags: Latam |

BGF Latin American Fund: Focus en Brasil


William Landers nació y se crió en Brasil y posteriormente salió del país para cursar estudios universitarios en Estados Unidos. Desde que inició su carrera profesional, hace 20 años, ha estado siempre involucrado con los mercados accionarios latinoamericanos, primero como analista, y posteriormente como gestor en BlackRock. Su estrategia administra unos 10.000 millones de dólares en la región, por lo que la liquidez es un tema relevante para el fondo. Landers estima que todavía podría crecer unos 2.000 millones de dólares más antes de comprometer la liquidez de la estrategia, pero los 12.000 millones de dólares serían su techo.

Brasil, la oportunidad del año

“Durante los últimos siete meses Latinoamérica ha tenido un peor comportamiento relativo al mercado, pero la última década ha sido fantástica, ¿es que se acabó la fiesta?”, se pregunta Landers. Para el gestor, las valoraciones en la región siguen siendo atractivas aunque hay un mercado claramente favorito, el brasileño, que acapara el 73% de los activos del fondo. “Con un PER estimado para 2011 de 11x, el mercado brasileño cotiza por debajo de las 12,3x de la región y además cuenta con los ingredientes que hacen de Latinoamérica un mercado extremadamente atractivo: demografía –región joven con población creciente, al contrario que China-, una verdadera clase media –pujante población con buenos trabajos, con ganas de consumir y gastar dinero, que hace del sector de servicios financieros uno de nuestros favoritos en el país, en especial el hipotecario -, exposición a recursos naturales, sin excesiva dependencia – Brasil tiene un ratio de exportaciones sobre PIB del 10%, incluso menor que Estados Unidos-, y estabilidad política –con un continuismo en política económica por parte de Rousseff-“, explica Landers. Respecto al atractivo del sector financiero, según datos proporcionados por BlackRock, Brasil cuenta con ratio de crédito hipotecario sobre PIB del 3%, frente al 21% de Chile, o el 10% de México.

El principal riesgo del mercado brasileño es la inflación. “El Banco Central de Brasil ha subido las tasas de interés en 375 puntos básicos para controlar la inflación y ahora parece que está empezando a verse el resultado, que debería converger en un objetivo de inflación del 4% al 5% anual”, señala Landers. A pesar de estas subidas, las tasas permanecen a niveles históricamente bajos para el país lo que según algunos expertos está provocando una burbuja de crédito en Brasil. “No estamos preocupados por que exista una burbuja de crédito ya que aunque la penetración del crédito aumenta, el porcentaje del servicio de servicio de la deuda sobre ingresos se mantiene estable”, comenta el gestor. En Brasil, y según los datos que proporciona BlackRock, el porcentaje de endeudamiento sobre ingresos ha subido desde el 24,8% en julio de 2006 hasta el 40,7% en noviembre de 2010, mientras durante el mismo periodo, el porcentaje de los ingresos familiares dedicado al pago de intereses ha pasado tan solo del 21,4% al 24,3%, fruto de la reducción de las tasas de interés durante este periodo.

Un aspecto positivo añadido para el mercado brasileño viene por parte de los flujos previstos para la renta variable local en los próximos años. El inversor local brasileño sigue extremadamente sobreponderado en renta fija, pero ante la previsión de que las tasas de interés se vayan estabilizando en torno al 10% actual, o incluso algo por debajo, la bolsa local irá cobrando interés. Las estimaciones que maneja BlackRock apuntan a que los activos administrados por fondos mutuos y fondos de pensiones brasileños aumentarán desde 1,2 billones de dólares en 2010 a 2,1 billones de dólares en 2014, de los que algo más de 300.000 millones de dólares se estiman como dinero nuevo en el mercado institucional, siendo el resto revalorización estimada en el periodo. ¿Cuánto de este dinero irá al mercado local de acciones? Los fondos mutuos invierten algo más del 15% en el mercado local de acciones, y los fondos de pensiones, cerca del 30%, contando con el dinero nuevo en el mercado y la esperada rotación de los portafolios para incluir más renta variable, BlackRock cifra en casi 150.000 millones de dólares, el flujo de dinero nuevo hacia la bolsa brasileña por parte de los institucionales locales. 

México, muy correlacionado con Estados Unidos

Landers se encuentra infraponderado en el mercado mexicano. “Con una economía muy correlacionada con Estados Unidos, y la valoración actual del mercado –PER 2001 estimado de 16x- no tiene demasiado sentido sobreponderar el mercado mexicano”, explica Landers. Además señala el riesgo político derivado de las elecciones de 2012 y la preocupación por el incremento de la inseguridad que puede tener un efecto sobre la inversión extranjera. El análisis de flujos hacia bolsa mexicana por parte de los inversores locales tampoco ayuda, esperándose incluso un descenso en el porcentaje del portafolio de las gestoras de fondos de pensiones dedicado a invertir en bolsa local.

Chile, positivos top down, pero sin muchas opciones atractivas bottom up

“Somos muy positivos con el análisis general de Chile, encontrando muchas razones para invertir en el país, sin embargo, a la hora de buscar empresas en las que hacerlo, nos encontramos con un problema de valoración que nos impide tener una posición sobreponderada en el mercado chileno”, comenta Landers. Adicionalmente explica como Chile se enfrenta a dos riesgos que pueden afectar negativamente a su crecimiento: el fin de las ayudas de gasto público para la reconstrucción tras el terremoto de 2010, y la evolución del precio del cobre, principal fuente de divisas extranjeras para el país, que se ha mantenido muy por encima de lo previsto durante más tiempo de lo esperado.

Perú, pendientes de Ollanta Humala

“El mercado peruano es uno de nuestros preferidos, gracias a la combinación de un fuerte crecimiento de la demanda interna junto a la riqueza exterior que genera el sector minero, sin embargo, tras los resultados de la primera vuelta de las elecciones deshicimos nuestra posición sobreponderada en Perú, y tras el triunfo definitivo de Humala estamos a la espera”, señala Landers.

Respecto al mercado colombiano, Landers señala la falta de liquidez como un problema aunque tanto la estabilidad política como las características del mercado, hacen que se esté siguiendo muy de cerca. Argentina, al igual que Venezuela, queda prácticamente al margen del portafolio. “Las elecciones de octubre de 2011 en Argentina podrían traer un cambio que aleje el populismo, pero en todo caso, será un cambio que llevará su tiempo y no queremos estar sobre-expuestos a un mercado de estas características”.

 

Lo más leído

Próximos eventos