“Basar hoy las decisiones de inversión en las rentabilidades de los últimos 3-5 años subestima el riesgo que entrañan los activos convencionales”


En la actualidad, muchos inversores basan sus decisiones de inversión en las rentabilidades obtenidas en los pasados 3-5 años por las diferentes clases de activos pero, en opinión de Chris Nichols, este enfoque quita importancia al riesgo que entrañan los activos convencionales y, además, sobrestima su potencial de rentabilidad a largo plazo. “Aquellos inversores con estrategias basadas en un análisis de los resultados históricos, probablemente verán importantes expectativas de buenos resultados en un gran número de mercados de renta variable y de renta fija/larga duración, aunque el futuro podría deparar realidades bien distintas”, asegura el director de Inversiones de Standard Life Investments en una entrevista concedida a Funds People.

Nichols explica que el objetivo fundamental de la gestión de fondos multiactivo consiste en tratar de alcanzar una rentabilidad con un alto nivel de regularidad año a año, para que la rentabilidad vaya acumulándose a lo largo del tiempo. “En ciertas ocasiones, la apariencia de esta estrategia no resulta tan atractiva como realmente es, de modo que debemos encontrar maneras convincentes de hacer ver el valor de sus puntos fuertes. Predecir con exactitud el comportamiento de cualquier clase de activo durante periodos de tiempo tan cortos como un año en muy difícil, ya que hay demasiados factores aleatorios que pueden influir de manera significativa sobre el resultado. Por tanto, con independencia del año en que nos encontremos, nuestra estrategia consiste en proponer un enfoque altamente diversificado que permita mitigar muchos de los riesgos”.

A día de hoy, el experto considera obvio que entre estos riesgos se incluyen la inestabilidad geopolítica, la incertidumbre acerca de los efectos del programa de flexibilización cuantitativa (en Europa) o las subidas de los tipos de interés (en EE.UU y el Reino Unido), y el efecto de la desaceleración del crecimiento en los mercados emergentes. Pese a ello, Nichols explica que existe la posibilidad de sacar partido de los riesgos asociados con el mencionado programa de flexibilización cuantitativa mediante estrategias de duración relativa que puedan compensar el coste de financiación (o cost of carry), de posiciones cortas en duración, y estrategias de valor relativo en renta variable que saquen partido de las diferentes perspectivas entre los mercados de valores de los países de la zona euro.

Por otro lado, las perspectivas de desaceleración en el crecimiento de los países emergentes han obviamente pesado fuertemente en la evolución de las materias primas en los últimos tiempos. “Aunque esto es difícil de aprovechar directamente con instrumentos compatibles con los fondos UCIT, varias divisas a nivel mundial encontraron en la pasada demanda de recursos naturales un respaldo en sus valoraciones, pero con la contracción de esta demanda, la adopción de posiciones cortas en estas divisas frente a otras –como por ejemplo el dólar estadounidense– ha ofrecido rentabilidades sustanciales y, al mismo tiempo, un refugio en momentos de estrés e inestabilidad geopolítica. Lo más importante es que este tipo de posiciones no se conciben de manera aislada, sino en una combinación minuciosamente orquestadas de posiciones que, en su conjunto, ofrecen la posibilidad de obtener sólidas rentabilidades en multitud de escenarios diferentes al tiempo que mitigan el riesgo de pérdidas en caso de que tengan lugar tensiones graves”.

La estrategia del GARS

El Global Absolute Return Strategies (GARS) es un fondo multiestrategia con un ámbito global cuyo objetivo es ofrecer un determinado nivel de rentabilidad absoluta con el menor riesgo posible. “Desde 2006, el fondo ha dado respuesta a las necesidades de grandes y pequeños inversores en todo el mundo que han depositado su confianza en él atraídos por su fiabilidad y consistencia, su baja correlación, su posicionamiento transparente, su ámbito regulatorio y su comisión fija (sin comisiones por resultados) modesta en comparación con los productos de firmas de una categoría similar”. El equipo de gestión de fondos multiactivo está integrado por 49 expertos en inversión que analizan y seleccionan las 25-35 posiciones que componen la cartera del GARS en cualquier momento. Su criterio de selección se centra en buscar estrategias en las que esperan obtener en cada caso, rentabilidades positivas en un horizonte de inversión a 3 años y que, además, contribuyen a diversificar el riesgo de la cartera.

“Gracias a la amplia diversidad obtenida, el objetivo es obtener  el objetivo de Euribor + 5% anual (en periodos de 3 años consecutivos computados mensualmente y antes de comisiones) con un nivel de volatilidad de entre el 4% y el 8%, el cual representa alrededor de un tercio del nivel de riesgo de volatilidad del mercado de renta variable. Por lo tanto, el fondo GARS constituye una atractiva oportunidad para obtener rentabilidad para inversores preocupados por el riesgo que conllevan las clases de activos de manera individualizada y, en su origen, se diseñó para ocupar una parte importante de las carteras a largo plazo de aquellos inversores cuya meta es alcanzar niveles de rentabilidad similares a los que le podría proporcionar una inversión a largo plazo en renta variable”, asegura Nichols.

Resultados cosechados por el fondo

Según explican desde la entidad, se trata de un fondo que puede resultar de interés para inversores conservadores que quieren empezar a incrementar el riesgo de sus carteras. Un análisis cuantitativo muestra que la estrategia ha participado del 38% de las subidas y solo un 4% de las bajadas de la renta variable global. El único año calendario en el que el fondo muestra rentabilidades negativas fue 2008, con una bajada del 4,5%, frente al 37% del mercado global. Desde que se lanzó el fondo, ha habido 13 trimestres negativos en renta variable global y el fondo ofreció rentabilidades positivas en ocho ocasiones. Siguiendo con el análisis trimestral, GARS registró rentabilidades negativas en seis trimestres y solo en uno de ellas la renta variable registró una rentabilidad positiva.

Posicionamiento actual

Una de las principales proyecciones del equipo gestor de GARS es que el crecimiento económico mundial se va a mover a diferentes velocidades. Entre las principales posiciones en renta fija que actualmente mantienen en la cartera es estar largos en duración europea y cortos en duración americana y japonesa. La apuesta en los treasuries es estar cortos en la parte corta y larga de la curva americana y largos en la parte media (10 años). Dentro de las estrategias de valor relativo en renta variable destacan largos en Dax y cortos en el Cac; están largos en acciones japonesas y cortos en renta variable coreana. Otra estrategia es estar largos en bancos europeos y cortos sobre el Eurostoxx 50, al augurar un mejor comportamiento de la banca europea que el mercado europeo. También están largos en tecnológicas estadounidenses y cortos en small caps americanas. En divisas, están largos en dólar estadounidense y cortos en dólar canadiense. También están largos de peso mexicano frente al dólar australiano.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos