Tags: Negocio | Europa |

Balance de 2014: Masiva irrupción en los fondos mixtos y gran evasión de los productos de high yield americano


El 2014 pasará a la historia como un mal año para los fondos de high yield americano. Las salidas de dinero de esta clase de activo por parte de los inversores europeos alcanzaron los 15.190 millones de euros, lo que sitúa a esta categoría como la que registró los mayores reembolsos el año pasado, según los datos del último informe de Lipper Thomson Reuters. Los temores al impacto que una subida de tipos por parte de la Fed pudiese tener sobre el mercado, unido a los negativos efectos que podría tener sobre muchos emisores de high yield la caída del precio del petróleo, son factores que han enfriado el interés por el activo. Estas salidas fueron especialmente intensas en diciembre, cuando los inversores europeos sacaron 4.520 millones de este tipo de productos. Los reembolsos también afectaron especialmente a los fondos garantizados, que en 2014 vieron escaparse 14.570 millones de euros.

Todo lo contrario sucedió con los fondos multiativo que hacen una asignación de activos discrecional, que el año pasado se convirtieron en los grandes triunfadores con captaciones muy próximas a los 71.000 millones de euros (concretamente 70.853 millones). Si a esto se le suman los más de 29.000 millones que captaron los mixtos conservadores el año pasado y los casi 19.000 millones que entraron en los mixtos balanceados (productos que habitualmente mantienen una cartera equilibrada entre bonos y acciones), el volumen captado por estos productos en Europa ronda los 120.000 millones de euros.

También resultan significativas las captaciones que registraron los fondos de renta fija europea (31.600 millones de euros) y los productos de renta fija corporativa con grado de inversión (26.000 millones). La divergencia en las políticas de los bancos centrales, con la Fed habiendo finalizado su programa de expansión cuantitativa y mostrándose más proclive a subir los tipos de interés y el BCE a punto de iniciar un programa de flexibilización monetaria (QE) parecen explicar las preferencias de los inversores por los productos que invierten en Europa frente a los que centran su universo de inversión en EE.UU.

Sin embargo, en lo que respecta a la renta variable, las inclinaciones de los inversores europeos en 2014 han sido otras. El mayor crecimiento económico y estabilidad política al otro lado del Atlántico han sido algunos de los factores que han hecho que la bolsa de EE.UU haya sido vista como una mejor oportunidad de inversión que la europea. Las captaciones registradas por los productos de renta variable americana el año pasado superaron los 25.000 millones de euros, frente a las salidas de casi 10.000 millones que registraron los fondos de bolsa alemana, los casi 4.000 que salieron de los productos de renta variable británica, los 3.400 que se fueron de los productos de small y mid caps europeas y los 3.140 que fueron reembolsados de fondos que invierten en la Eurozona.

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos