Aumenta el desinterés de los inversores españoles por los depósitos y las cuentas remuneradas


La confianza del inversor español se recuperó con fuerza entre enero y marzo de este año, tras la corrección registrada en el último trimestre de 2014. Así los revelan los resultados de la encuesta que elabora trimestralmente J.P. Morgan Asset Management, estudio que muestra que durante los dos últimos años, pese a los altibajos, la tendencia es claramente alcista. Esa tendencia a la mejoría se confirmó en la primera oleada de este año, cuando el índice se situó en 1,05 puntos, frente a los -0,31 registrado en el trimestre anterior. Los resultados suponen el tercer mejor registro desde el segundo trimestre de 2008 y confirman la tendencia de recuperación de las expectativas de los inversores registrada desde comienzos del año 2013.

Con estos datos, extraídos a partir de 1.489 entrevistas realizadas enero a marzo a consumidores de productos de inversión y ahorro, cinco de los últimos seis trimestres las cifras han sido positivas. Además, el perfil del índice refleja que el optimismo de los encuestados se acelera a medida que pasa el tiempo, lo que consolida la mejoría y es coherente con sus opiniones sobre los mercados o la marcha de la economía. La mejora de las expectativas se traduce en que el 28,8% de los encuestados vaticina que es muy probable o probable que los mercados bursátiles suban en los próximos seis meses, lo que supone seis puntos más que el trimestre anterior. Por el contrario, el 18% estiman que bajarán, el nivel mínimo desde que se realiza la encuesta y 7,6 puntos menos que en la muestra anterior.

Mejora en los mercados europeos

En consonancia con las previsiones de los expertos, los inversores que consideran que los mercados subirán en los próximos seis meses sitúan a las bolsas europeas como las que mejores resultados cosecharán. Uno de cada cuatro, el 25,9%, mantiene esta opinión, lo que supone una mejora de cuatro puntos respecto al trimestre anterior. Esa confianza también se traslada al mercado español, ya que será el segundo mercado que más crezca con el 20,7%. En el otro extremo, empeoran las expectativas sobre los mercados asiáticos (17,8%), y emergentes (8,1%), mientras que el 15,9% de estos inversores cree que las bolsas estadounidenses registrarán mejor comportamiento, cuatro puntos más que en la oleada precedente.

Aumenta el optimismo sobre el crecimiento

En la batería actitudinal, la encuesta detecta una subida de las expectativas sobre los rasgos principales de la economía española, especialmente sobre el paro o la evolución inmediata del PIB. La mejoría es más notable tras la caída del trimestre anterior, aunque los datos indican que el cambio de opinión de los inversores se produce lenta y gradualmente. Prácticamente un quinto de los encuestados, el 22,7%, opina que están comenzando a percibir los primeros síntomas de recuperación económica, el segundo nivel más alto de la serie y 3,5 puntos más que el trimestre anterior. En consonancia con estos datos, solo el 19% piensa que el PIB bajará en el próximo semestre, el nivel mínimo desde que se realiza la muestra.

Las buenas expectativas tienen su reflejo en la opinión sobre una mejora del empleo en los próximos seis meses. El 24,6% comparte esa previsión, 7,8 puntos más que al final del pasado año y el segundo nivel más elevado desde 2010. Sin embargo, el cambio de percepción de los inversores españoles sigue un ritmo lento, sobre todo si se les pregunta por la salida definitiva de la crisis, lo que parecen identificar con la vuelta de la economía a los datos previos a la recesión. Así parece indicarlo el que un 71,6% sitúen el final de la crisis dentro de tres o más años, aunque ese porcentaje se reduce 4,5 puntos respecto al trimestre anterior.

Retroceso de los depósitos y cuentas remuneradas

La encuesta elaborada por J.P. Morgan AM y GFK Emer detecta también ligeros cambios en las intenciones de los consultados sobre sus preferencias de inversión para los próximos seis meses. La reducción de la rentabilidad que ofrecen los depósitos y cuentas remuneradas explica que los inversores que piensan colocar sus fondos en estos productos hayan retrocedido un punto en el último trimestre y 11,4 puntos en el último año y medio, hasta el 63,6%. Esa circunstancia también explica que apenas el 1,2% prevean comprar renta fija. Por el contrario, uno de cada diez encuestados piensa en suscribir planes o fondos de pensiones (1,5 puntos más que en el trimestre anterior). También aumentan las preferencias sobre fondos de inversión y retroceden la inversión directa en bolsa y en activos inmobiliarios.

En lo que apenas se registran variaciones es en los objetivos de los encuestados a la hora de invertir. Prácticamente la mitad, el 49%, lo hace para “no perder dinero”, lo que supone seis décimas menos que en la pasada oleada; el 37,2% persigue “menos rentabilidad y cierta seguridad”, y el 13,8%, máxima rentabilidad.

Datos de la encuesta

La encuesta de confianza del inversor de J.P. Morgan AM en España ha cumplido ya siete años. Esta encuesta, que la gestora lleva realizando también en Alemania desde 2002 y en Suecia desde 2004, tiene por objetivo conocer el comportamiento y las motivaciones del inversor/ahorrador, así como la evolución de su nivel de confianza en los mercados. El perfil del inversor español es un individuo de 50 años de media, casado o soltero, residente en hogares con una media de 2,37 miembros y ubicado mayoritariamente en la zona noroeste y este de España. Por criterios estadísticos, los datos estatales son trimestrales, mientras que los datos de las comunidades autónomas se acumulan semestralmente.

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos