Así piensan reposicionar sus carteras los inversores institucionales en 2016


Los inversores institucionales esperan que la renta variable sea el activo más rentable en 2016, según una encuesta publicada por Natixis Global Asset Management. El estudio también concluye que los inversores consideran que la inestabilidad política mundial y los cambios en los tipos de interés elevarán la volatilidad en los mercados. En respuesta, prevén aumentar la diversificación y dedicar una parte mayor de sus carteras a activos alternativos. La entidad ha encuestado a 660 inversores institucionales de todo el mundo para conocer sus perspectivas para el mercado en 2016 y sus planes de asignación de activos. Las conclusiones a las que han llegado son varias.

La primera es que los inversores institucionales tienen grandes esperanzas para la renta variable. En este sentido, esperan que la bolsa se comporte mejor que cualquier otra categoría de activos en 2016. Segmentando por mercados, esperan que la renta variable global se comporte mejor que Estados Unidos y los mercados emergentes.

La segunda conclusión es el uso creciente de activos no correlacionados. A lo largo del próximo año, la mayoría de los inversores institucionales mantendrá o aumentará sus posiciones en activos no correlacionados, incluido el 50% que aumentará sus posiciones en private equity y el 45% que incrementará sus posiciones en deuda privada, mientras que el 41% elevará su asignación a hedge funds y el 34% incorporará activos como inmuebles. Además, la mayoría (56%) considera que los activos alternativos se comportarán mejor en 2016 de lo que lo han hecho en este año.

La tercera conclusión a la que llega el estudio es el menor uso que harán de los bonos. Actualmente, las instituciones asignan una media del 28% de sus carteras a renta fija. Sin embargo, a lo largo del próximo año el 42% espera reducir sus posiciones en este activo. Este recorte estimado es más significativo que en cualquier otra clase de activo. Es más: sólo el 16% prevé aumentar su asignación a renta fija. Muchos países, EE.UU incluido, están a punto de subir los tipos. Otros se mantienen a la espera o los han recortado recientemente. La divergencia de políticas es inquietante para muchos inversores institucionales y podría contribuir al aumento de la volatilidad en 2016.

Sin embargo, cabe destacar que si la Reserva Federal estadounidense y otros bancos centrales comienzan a subir los tipos desde sus mínimos históricos, los inversores institucionales ya están preparados para realizar algunas modificaciones en sus carteras. La mayoría (65%) pasará de bonos con duraciones largas a bonos con duraciones más cortas. Otros ajustes incluyen la reducción de su exposición general a bonos (49%), la elevación de sus asignaciones a inversiones alternativas (47%) y el empleo de estrategias de rentabilidad absoluta (47%).

Por tipo de producto elegido, los resultados del sondeo muestran un enfoque híbrido de inversión activa y pasiva. La encuesta concluye que las instituciones están utilizando inversiones gestionadas activamente para generar alfa y conseguir exposición a activos no correlacionados, mientras que utilizan inversiones pasivas principalmente para las posiciones en renta variable y para minimizar las comisiones de gestión. En particular, dos tercios de los inversores (67%) consideran que los factores económicos mundiales y la mayor volatilidad de los mercados favorecerán en 2016 a las inversiones activas frente a las inversiones pasivas.

Principales riesgos para 2016

En lo que respecta a las principales causas de volatilidad en el mercado, más de la mitad de los grandes inversores (54%) predice que la política mundial será la principal causa de volatilidad del mercado en 2016. Además, los inversores afirman que los mercados también corren el riesgo de sufrir por los problemas económicos de China (49%), las diferentes políticas monetarias internacionales (47%) y los cambios en los tipos de interés (46%). En este sentido, los inversores institucionales afirman que la volatilidad del mercado será el principal riesgo para la rentabilidad de sus inversiones en 2016, seguida del bajo crecimiento económico y los problemas de política monetaria.

"Las políticas de los bancos centrales, la volatilidad de los mercados y otros acontecimientos externos tienen una gran influencia sobre los inversores institucionales", afirma John Hailer, presidente y consejero delegado de Natixis Global AM para América y Asia. "En este contexto, están deseando mejorar sus ingresos y su rentabilidad. Estamos observando una escalada de la demanda de estrategias innovadoras dirigidas a necesidades específicas dentro de carteras más diversificadas y complejas".

Sophie del Campo, directora de Natixis Global AM para Iberia, Latinoamérica y EE.UU offshore, señala que “en un contexto en el que es cada vez más complicado lograr rentabilidades atractivas, hemos detectado un aumento del interés en el mercado español por las estrategias de retorno absoluto y control de la volatilidad. Está en manos de los asesores financieros ayudar a los inversores a elegir las herramientas más adecuadas para lograr sus objetivos tanto a corto como a largo plazo”. Las conclusiones del estudio se incluyen en un libro blanco publicado por el Centro de Investigación de Construcción de Carteras Duraderas de Natixis. Puede descargarse una copia a través del siguiente enlace.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos