Alberto Roldán: “Somos muy pacientes a la hora de incorporar compañías que no vemos en precio”


Alberto Roldán se incorporó a BBVA AM como responsable de estrategia de Renta Variable Europea en verano de 2014, convirtiéndose en el encargado de diseñar la estrategia de inversión de los fondos y carteras modelo, el análisis de compañías cotizadas, así como el seguimiento de los parámetros de control y riesgo de los fondos.

En una entrevista publicada en The Funds Corner (blog de BBVA AM), a la hora de identificar los principios de inversión para gestionar este activo, Roldán indica que son gestores de valor que buscan seguir un estilo de inversión muy identificado con un criterio puramente de obtención y de búsqueda de valor en las compañías que siguen. Un proceso inversor que pasa por diferentes etapas, siendo las más importantes el análisis, la valoración y la toma de decisiones.

Aunque sean inversores y gestores de largo plazo, matiza el responsable, “esto no significa que el periodo de maduración de las ideas que incorporamos al fondo tenga que ser exclusivamente ligado a ese concepto de largo plazo”. En este sentido, añade, a la hora de entrar en una compañía no sólo buscan ese concepto de duración sino que además son muy pacientes a la hora de incorporar compañías que no vemos en precio en su momento a las carteras.

Finalmente, detalla el responsable de estrategia de Renta Variable Europea de BBVA AM, buscan adecuar el estilo de inversión al del riesgo. “Hoy en día no se entiende gestión de compañías sin gestionar también el riesgo”, explica. Por tanto, determina que “este factor tiene que ser incorporado necesariamente a nuestro estilo de gestión".

Oportunidad considerable en bolsa europea

En este momento tan particular, donde los tipos permanecerán bajos durante bastante tiempo, tener renta variable en cartera no es sólo un concepto de diversificación, matiza Roldán, sino que lo es además de búsqueda de rentabilidad.

En el caso de la renta variable europea, subraya, “la oportunidad es considerable”. El contexto, según el responsable de estrategia de Renta Variable Europea de BBVA AM, no se fundamenta únicamente en la política monetaria del Banco Central Europeo.

“Además, hay una serie de factores adicionales que pocos esperábamos; no hace mucho tiempo que le dan un soporte importante, como la caída del tipo de cambio, el efecto de traslación que va a tener sobre el consumo la bajada del precio del crudo y el proceso de normalización del crecimiento en Europa”, señala. Asimismo, de forma paralela, “los beneficios empresariales siguen en su proceso de normalización”.

Todos son factores que favorecen al activo. “Los condicionantes que tiene la renta variable en Europa le otorgan un aspecto especialmente significativo a la hora de invertir, sin tener que entrar en consideraciones de si está cara o barata”, resume Roldan, quien piensa que “las oportunidades que nos ofrece el universo inversor de compañías en Europa son especialmente atractivas frente a otro tipo de activos”.  

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos