Tags: Latam |

Al final de la carrera


Como es un hecho sabido, la abundante liquidez de los mercados financieros internacionales ha permitido a diversos emisores levantar recursos, en dólares, a las tasas más bajas de los últimos 60 años, pero el proceso de compresión de dicho diferencial parece estar llegando a su límite. No en balde, Hans Mikkelsen, analista de Bank of America Merrill Lynch, sostiene que en el caso de los bonos AAA, donde el spread promedio se ubica en el orden de 155 puntos básicos, queda muy poco espacio para generar ganancias adicionales de capital; a lo más este indicador podría caer a 140 puntos básicos a final del año.

Si este es el final de un rally en renta fija que ha durado 30 años, aun no lo sabemos, pero lo que sí es un hecho es que para ganar dinero en el último trimestre del 2012, habría que seguir la ruta que marca la Reserva Federal de EE.UU., que aspira que un volumen importante de recursos abandone la renta fija y se dirija al mercado accionario o las inversiones en negocios que no cotizan en bolsa.

Por supuesto, que quien no quiere abandonar el segmento de renta fija siempre le queda la posibilidad de apalancarse, que no es más que usar sus títulos financieros como garantía para obtener dinero prestado que se invertiría en más instrumentos de renta fija. El apalancamiento funciona en la medida en que los préstamos tengan un costo inferior al de los retornos de los títulos adquiridos y que el mercado mantenga la liquidez suficiente como para deshacer la operación en el momento en que el precio de los títulos comprados con deuda comience a caer.

La estrategia de apalancamiento, para las personas naturales, puede ofrecer algunas dificultades menores, ya que el costo de los préstamos al margen (dando los títulos como garantía) varía mucho de un banco de inversión a otro, siendo poco rentable en casos extremos. Además, existen títulos como los de deuda venezolana donde las restricciones para usarlos como garantías son muy astringentes.

En el caso de la renta fija venezolana la situación no es muy diferente a la del resto del sector. El rally que comenzó en el último trimestre de 2011, terminó de consolidarse luego de que el mercado digiriera los resultados de octubre 7. Es poco probable un movimiento de precios interesante en cualquiera de las dos direcciones posibles en las próximas semanas, por lo que es muy tarde para que participen los especuladores de muy corto plazo.

Aquellos que ya tomaron beneficios tendrán que hacer lo que hacen los maratonistas al final de cada competencia, que es alegrarse porque ya todo terminó, revisar las estadísticas de su desempeño individual y comenzar a entrenar otra vez para la próxima carrera.

Lo más leído

Próximos eventos