Abrimos la puerta a más oportunidades de ingresos de calidad


El quintil de valores que generan los mayores rendimientos ha superado con creces al mercado general durante los 20 últimos años. Creemos que esto se debe a la tendencia de los inversores a apostar por «lo que se lleva», de tal manera que se ignoran las características positivas o la calidad de la inversión de las empresas que reparten dividendos en favor de las oportunidades con un mejor perfil de riesgo/rentabilidad. En 2007 lanzamos la estrategia Global Equity Income con el fin de sacar partido de esta situación y ofrecer una cartera de elevado rendimiento que resultara atractiva para los inversores.

Cuando diseñamos la estrategia, decidimos centrarnos exclusivamente en los valores que generan «ingresos de calidad», lo que, en nuestra opinión, equivale a un flujo de dividendos elevado, creciente y sostenible. Al contar con una tasa mínima de rendimiento por dividendo específica, nuestro equipo analizaba el abanico mundial de oportunidades a diferentes primas de rendimiento con respecto a nuestro índice de referencia, el MSCI AC World. Nos percatamos de que una tasa mínima del 4,0% representaba una considerable prima con respecto al mercado y brindaba un interesante y variado repertorio de oportunidades que abarcaba unas 1.400 empresas aproximadamente.

Durante la mayor parte de los ocho últimos años, esta tasa mínima y este elenco de oportunidades han dado sus frutos. No obstante, los mercados se han expandido, un cierto número de valores en nuestra cartera han evolucionado bien y, puesto que sus rendimientos han descendido por debajo del 4,0%, empezamos a notar que la identificación de alternativas atractivas se está tornando cada vez más difícil.

Gráfico 1: Los rendimientos por dividendo de los valores con «ingresos de calidad» se han reducido considerablemente

Fuente: Threadneedle/Bloomberg, mayo de 2015. La mención de acciones concretas no constituye una recomendación para operar con ellas. Las cifras presentadas se ofrecen con fines meramente indicativos.

Como respuesta a la cambiante dinámica del mercado, acordamos que una reducción de la tasa mínima de rendimiento por dividendo del 4% al 3% nos permitiría seguir centrándonos en los valores que ofrecen ingresos de calidad y mantener nuestro elevado rendimiento en la cartera (en términos agregados), al tiempo que aumentamos el tamaño y la calidad de nuestro abanico de oportunidades.

Si bien en los próximos meses sopesamos la posibilidad de apostar por empresas con rendimientos del 3%-4%, nuestro proceso de generación de ideas se mantiene intacto, y prevemos que la cartera seguirá ofreciendo un rendimiento superior al 4%.

Creemos que una estrategia centrada en un elevado rendimiento por dividendo todavía se revela apropiada, y no anticipamos un cambio significativo en el rendimiento global de la cartera o la rotación del fondo. De hecho, si comparamos con el actual rendimiento previsto del fondo (4,6%), nuestro rendimiento objetivo de más del 4% parece un blanco fácil. A título comparativo, el índice MSCI AC World ofrece en la actualidad un rendimiento del 2,5%*. Y lo que es más importante, consideramos que la búsqueda de ingresos sigue su curso y que las oportunidades abundan para los inversores más perspicaces.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos